15/09/2019

El Conquense vence y convence ante el Almagro con buen fútbol y oficio (3-1)

Los balompédicos jugaron casi toda la segunda mitad con uno menos por una roja directa a Mazano

Victoria colmada de buen fútbol la que ha regalado este domingo la Unión Balompédica Conquense a sus aficionados ante el Almagro (3-1). El conjunto blanquinegro ha dominado marcador de principio a fin y no sólo ha vencido sino que ha convencido con buen juego, ambición ofensiva y eficacia goleadora. También rabia y pundonor cuando tocó recurrir a ellos.

Los primeros compases fueron un suspiro, poco más que una prolongación ya cronometrada del calentamiento, acogiendo algún respingo en las gradas por una salida de Isi casi a mitad de campo que no tuvo más consecuencias.

Pero el Conquense quiso que los espectadores -no excesivamente numerosos- pronto empezasen a amortizar la entrada y ya en el minuto cuatro tuvo su primera ocasión, toda una declaración de intenciones de la actitud que iban manifestar. Una jugada de Gerica que asitió a Canty, que a punto estuvo de enchufarla de chilena aunque no logró definir adecuadamente.

No hubo tiempo para lamentos porque en el minuto 9 llegaría el primer gol. Otra vez Gerica fue el iniciador de la jugada. Sacó de esquina poniéndola atrás para un Iván Rubio que remató con una ponderada combinación de fuerza y precisión batiendo a Astillero.

Bonito gol y más hermosa dedicatoria. Fue corriendo a la banda para tomar la camiseta de un canterano al que han detectado una grave enfermedad esta semana y al que quiso homenajear.

1-0 para el regocijo de La Fuensanta y el noqueo del Almagro, que se agazapó en su campo los siguientes minutos, incapaz de contener el empuje de una Balompédica envalentonada que copaba el porcentaje de posesión y el dominio en el campo.

Diez minutos más tarde, otra vez jugada ensayada y combinada, y otra vez tanto local. Esta vez fue Iván el que asistió y Canty el ejectutor. 2-0 cuando el partido no acumulaba ni veinte minutos.

Pero no se conformaban los conquenses con ese resultado. Las ocasiones se iban sucediendo sin solución de continuidad ante un Almagro que parecía que todavía no se había bajado del autobús. Caty provocaba otro córner rematando tras una gran jugada individual  de Zequi, Manzano volvía loca a la zaga en la banda izquierda y Cabana casi hace el tercero en un rechace. La más clara la tuvo Héctor Rubio al borde del descanso, cuando de falta directa casi horoda otra vez la portería rival.

Tras la reanudación cambió el planteamiento visitante y el tono del partido, que fue degradándose a la bronca y la interrupción constante. Los rojillos, más ambiciosos, se aproximaron con más ímpetu al área contraria y aunque arrancaron algún susto o saque de esquina, no fueron capaces de generar ocasiones dignas de tal catalogación.

En el minuto 47, en plena contra del Conquense, el colegiado interrumpió el juego. Alexis se dolía tumbado en el césped por una supuesta agresión de Manzano, que fue expulsado de roja directa.

Tocaba recomponerse y jugar con uno menos casi toda la segunda mitad. El técnico local optó por sustituir a José Vega por Álvaro, que mientras se iba hacia el banquillo no se resistió a reprochar a Alexis lo que entendía, como buena parte de la afición, que lo suyo no era más que teatro. Por algo defiende los colores de la localidad del Corral de Comedias.

La partida se había impregnado de faltas, de entradas, de quejas. De amarilla para Iván Rubio. La situación se estaba calentando y había que recurrir a otro fútbol para impedir que el partido se fuera de las manos. La clave iba a estar en la contención atrás y usar la velocidad para sorprender a un rival al que no le quedaba más remedio que volcarse. Funcionó la estrategia y en el minuto 59 Joseja firmaba el 3-0 de un cabezazo tras hacerse con el balón que había botado de falta Gerica.

Los visitantes seguían haciéndose dueños del balón, mucho más intensos que en la primera mitad, aunque sin hilar demasiado las jugadas, encomendados a un juego aéreo en el que depositaron casi toda su fe y a algún error ajeno. El fallo local llegó en el 66 cuando la defensa dejó solo al visitante Pablo, que inauguró el saldo de su equipo con un tiro casi a placer.

El guión seguía igual, con un partido tan embarrado como alguna de las calvas del césped. Basi entró por Canty para intentar otorgar otro ritmo por arriba. Recibió leña en sus rápidas incursiones, provocando amarillas y ganando tiempo para un equipo que quería jugar pero al que no le venía tampoco mal que el reloj siguiera corriendo.

Los ánimos se fueron serenando y el Almagro cuajó su fútbol más bonito del partido, pero sin alcanzar el gol que urgía. Por el toro lado se intentaba sorprender con episodios como una buena incursión de Gerica, que en torno al minuto 75 la lanzó fuera por muy poco tras haber ganado la posición por velocidad. Más peligrosa fue aún la de Basi en el 81, que obligó a Astillero a adelantarse y despejar con el pie.

Los nervios reaparecieron en el tramo final, con entradas duras y pequeños conflictos por cada detalle, pero con los blanquinegros sabiendo sufrir y tirando de oficio. El partido era suyo por derecho propio y no lo iban a despilfarrar.  Hasta Gerica lo intentó de falta y a punto estuvo de sorprender con un medido tiro desde fuera del área que no entró por centímetros.  Mientras Isi disipaba las intentonas visitantes para defender el 3-1 que fue definitivo. 

GALERÍA FOTOGRÁFICA DEL PARTIDO 

Ficha técnica

Galería

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus