12/11/2017
Fútbol

El Conquense se viste de equipo grande y bate al Guadalajara (2-0)

 Los tantos han sido obra de Fran Simón de cabeza en el minuto 38 y de Carlos Bravo ya en el tiempo de descuento, en el minuto 92.

Conquense-Guadalajara. Noviembre de 2017. Fotos: J.J.D.

El Conquense se ha despojado este domingo de sospechas y titubeos, de medianías y complejos, y ha recuperado el fulgor de equipo candidato al ascenso y a encabezar el Grupo XVIII de la Tercera División del fútbol español. Lo ha hecho ante uno de los rivales directos en ese empeño, el Deportivo Guadalajara, que llegaba a La Fuensanta como líder y al que ha infligido un doloroso 2-0. 

Ha sido la recompensa a un brillante encuentro en el que los locales han apostado por el fútbol de calidad y han rezumado hambre ofensivo. Excepcional la labor de José Vega presionando a sus rivales y desbaratando cualquier intención o idea. La calidad en el centro del campo la puso, entre otros, Vicky, que apostó siempre por el pase, por el regate, por la combinación y dejó para otros días y otras latitudes soluciones menos vistosas. Y, en la banda, Carlos Bravo volvía a reivindicarse como uno de los más valiosos baluartes del equipo.

Tanto talento y esfuerzos fue dando frutos, cada vez menos tíminos. Vega estuvo muy cerca de desprecintar el marcador con una vaselina que se desvío levemente de su objetivo y Tajamata arrancó un córner en otra de sus intentonas.

El Guadalajara resistía con la dignidad del que quiere ser campeón y se encomendó, con menos éxito del esperado, a la velocidad de sus contras y a ganar la espalda de su rival, que supo flirtear con el fuera de juego en más de una ocasión. La defensa blanquinegra aportó además una solvencia más que reseñable, de las mejores de las temporadas.  La más clara de los alcarreños estuvo en el 30, cuando Astray remató de cabeza y Sierra se ganó el jornal del día con su parada.

Los minutos continuaban y el buen juego quedaba como un simple logro estético que no era recompensado. La intensidad de ambos equipos fue aumentando progresivamente y también las amarillas, más repartidas que un Gordo de Navidad vendido con maquinaria electrónica.

El partido reclamaba romperse y se rompió. Fue tras un córner que saco Gérica en el 37 y remató de cabeza magistralmente Simón. Los visitantes protestaron insistentemente al colegiado ya que entendían que había fuera de juego de Tajamata que, aunque no tocó balón molestaba al portero morado.

El tanto fue como un chute de adrenalina para ambos equipos. El Guadalajara, que incluso había hecho algún amago de perder tiempo como si el empate no fuera un plan abominable, redobó esfuerzos. El Conquense no se conformó y mantuvo la misma actitud ya mostrada: presión, ambición y combinación.

La primera mitad regalaría un hecho decisivo cuando casi se había alcanzado el 45. Guti entró sin remilgos y su brazo -o codo, según versiones- impactó en un Vicky que se dolió en cara y pierna. La acción le costó al primero la segunda amarilla, que bien podría haber sido roja sin trasbordos. En la jugada, entre protestas y reproches, también resultó expulsado el entrenador de los de Cuenca, Luis Ayllón.

Muy mal lo tenía que hacer el Conquense para que el partido se le fuera. En el minuto 49 casi logró sentenciar el encuentro cuando Fran Simón remató al poste un córner que, como el del gol, también había sacado Gérica. 

El partido entró en una fase más gris, en una tregua de buen juego y valentía, que era atribuible a la confianza de los balompédicos y al cansancio de los deportivistas. Aun así el Conquense no renunciaba a una renta menor. Fabián, que había salido para sustituir a un David Lesionado,  estuvo a punto de cobrarsela en el 65, con un tiro muy bien enfocado hacia la escuadra que el meta Álvaro desbarató. 

Los visitantes miraron el reloj y echaron el resto en los últimos 20 minutos del partido. Se lanzaron arriba, sabedores de que no tenían nada que perder más que una derrota más abultada. Moussa fue el más activo y también el más peligroso aprovechando un balón largo que Sierra supo abortar. El guardameta también disuadió más tarde otro balón de Beli que hubiese cambiado la historia del partido. 

Los huecos que dejaron los alcarrreños por su conversión ofensiva fueron bien aprovechados por los conquenses que tuvieron ocasiones muy claras en las botas de Bravo, Gérica y Tajamata y que solo el portero visitante obligó que se convirtieran el gol.

El partido valió el precio de la entrada hasta sus estertores, se amortizó cada segundo. Vicky se tuvo que marchar lesionado y, como ya se habían agotado los tres cambios permitidos, la Balompédica hubo de jugar con diez unos minutos. 

No fue obstáculo para que en ya en el tiempo de descuento llegase el resultado definitivo. Una contra en la que Gérica asistió a un Bravo que en soledad con el portero pusiera el 2-0. 

GALERÍA FOTOGRÁFICA DEL PARTIDO

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus