14/03/2018

El Ciudad Encantada se derrumba en Pamplona y se queda fuera de la Copa (33-22)

El Anaitasuna n apenas 13 minutos la eliminatoria y los de Lidio, negados en ataque, no pudieron dar la cara, atenazados por el cansancio y los nervios

Colo (Foto de Javier Guijarro)

El Ciudad Encantada se derrumbó en Pamplona y no pudo defender su ventaja de cuatro goles en la Catedral ante un Anaitasuna llevado en volandas por su afición hacia la fase final de la Copa del Rey (33-22)

Desde los primeros minutos el Liberbank intentaba alargar todo lo que podía sus ataques para que los minutos pasaran lo más  rápido posible pero le costaba terminar las jugadas en las redes de Nordlander. También lo pasaban todavía los navarros, que se estrellaban ante un inmenso Maciel que les frustraba incluso en los contraataques, pero varios fallos conquenses consecutivos hacían que el Anaitasuna, por medio de Gastón cogiera su primera ventaja importante, de dos goles, cuando se cumplían los diez primeros minutos de partido.

La falta de acierto de Dutra lastraba al Ciudad Encantada, que veía como los locales le ganaban incluso un parcial en inferioridad numérica para ponerse por delante en la eliminatoria cuando se cumplían los 13 primeros minutos de partido, lo que obligaba a Lidio Jiménez a pedir su primer tiempo muerto.

Nordlander y Maciel seguían destacando sobre sus compañeros cuando se cumplía el primer cuarto de hora. Chocarro también estaba fino en un Anaitasuna que establecía una ventaja de cinco goles que podría haber sido incluso mayor si no llega a estar bajo palos el portero argentino. Sus compatriotas Colo y Doldán rompían con sendos goles la sequía de los conquenses, atenazados por los nervios y por el imponente portero noruego. Cuando ya habían transcurrido los primeros 23 minutos el conjunto navarro mandaba por siete goles y el Ciudad Encantada se tambaleaba seriamente en la eliminatoria, obligando a Lidio a parar de nuevo el encuentro.

El técnico de Cuenca probó a Kilian como revulsivo pero el canario no conseguía frenar la sangría, que llegaba con la zurda de Ceretta. Perovic al borde del descanso ponía el 17-10 con el que se llegaba al descanso.
Salió con mejor color el Ciudad Encantada, que se acercó en el marcador tras sendos goles de Mendoza y Colo. Era Vainstein el que tiraba del carro en busca la remontada frente a un Anaitasuna que se apoyaba en Mota.

Lograba el Ciudad Encantada poner momentáneamente distancia en los cuatro goles pero justo en ese momento le volvían los nervios al conjunto conquense, que jugando en superioridad durante cuatro minutos sufría un parcial de 4-0 que obligaba a Lidio a pedir su último tiempo muerto. Óscar Río y Maciel fueron las últimas cartas que puso sobre la mesa de un conjunto conquense, que veía cómo se alejaba la Copa cuando los locales se ponían nueve goles arriba.

Maciel mejoraba las prestaciones en portería del Ciudad Encantada pero no conseguía encontrar la manera de frenar a Chocarro, que lideraba las ofensivas de Anaitasuna, que a menos de diez minutos mandaba por siete goles ante un conjunto conquense que intentaba llegar a los 23 goles que obligabarían a los navarros a ganar de cinco.

Una vez más, cuando se acercaba el Ciudad Encantada volvía a cometer errores en ataque y a pesar de los últimos esfuerzos de Doldán, el único con algo de acierto de un conjunto conquense que no tuvo ni la oportunidad de una  desesperada ofensiva final. La roja de Dutra fue el símbolo de la impotencia de los de Lidio, que siguen estrellándose en este torneo.

Galería

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus