01/03/2017

El Ciudad Encantada remonta al Naturhouse La Rioja y empata tras no acertar con el tiro de gracia (28-28)

Nueva heroicidad de los de Lidio Jiménez, que llegaron a ir perdiendo de seis goles hasta que encontraron el tono defensivo y el instinto ganador de Thiago Alves y Colo Vainstein

liberbank ciudad encantada vs naturhouse

El Naturhouse La Rioja se convierte en cada una de sus visitas al Sargal en el coyote que persigue al correcaminos. Siempre piensa que ha encontrado un plan perfecto para atrapar al fin a la insolente ave cuculiforme y al final siempre acaba con el rostro chamuscado porque le ha explotado la dinamita marca ACME en el hocico. El Liberbank Ciudad Encantada emuló a Houdini y se escapó del ataúd que le retuvo sumergido al fondo del Júcar para protagonizar una remontada que terminó con un marcador de 28-28 porque el sobresfuerzo impidió acertar en el tiro de gracia. El empate no mandó a los riojanos al camposanto pero sí al técnico Jota González al diván.

Jugó en contra del Liberbank Ciudad Encantada que en esta ocasión no podía aprovecharse del efecto sorpresa, porque los equipos ya saben que la pista de Cuenca es una jungla poblada por caníbales; por eso el Naturhouse afrontó el partido como si fuera una final, porque la otra opción era ser devorado. Los conquenses lucieron galones durante los primeros minutos, con un Thiago Alves deslumbrante tanto en el lanzamiento como en las asistencias a Doldan. Durante todo el partido estuvo suministrando balones al argentino como el ave que le pone la comida en el pico a su polluelo y el pivote, con un pie maltrecho, practicó la tortura china con Kappelin.

Al Naturhouse La Rioja le costó encontrar una fórmula para meter mano al de nuevo impenetrable cerco de Lidio Jiménez. La respuesta se encontraba en los centímetros del lateral Garciandia, capaz de elevar una y otra vez sus dos metros de altura para superar la empalizada de Thiago y Mendoza y batir a Leo. Primero el jugador de Zumárraga primero y después el brasileño Langaro, auténtico motor de los de Logroño, hicieron tambalearse los cimientos de la fortaleza y que los conquenses se sintieran mortales por primera vez en muchos partidos. Los visitantes se marcharon de seis goles y solamente una tímida reacción final, más por el orgullo herido de Agustín Vidal que por juego, permitió que la desventaja al descanso fuera de cuatro tantos.

Escribió Milan Kundera en ‘La Inmortalidad' que lo que hace que la gente levante el puño, lo que pone los fusiles en la mano, y no es la razón, sino el alma hipertrofiada. Y el alma del Ciudad Encantada es tan grande que se extiende de punta a punta de la grada, del costado de la Furia Conquense al de la Peñita Grosas. Y aunque lo disimula poniendo cara de póker, Thiago Alves tiene hipertrofia en el alma y además de un Napoleón caribeño es un minero que estuvo picando piedra para desgastar con sus goles al Naturhouse, que empezó a sentirse incomodo de nuevo porque veía que el correcaminos, al que había llegado a tener cogido del pescuezo, comenzaba a correr de nuevo.

Con el paso de los minutos la defensa del Ciudad Encantada se volvió a petrificar tras mirarse en el espejo del partido de la semana pasada ante el Barça. Kilian también comenzó a aportar seguridad y dos perros de presa se soltaron y comenzaron a morder a la defensa riojana, Nolasco y Colo Vainstein. El argentino no había brillado en el primer tiempo pero saltó al ring en los asaltos decisivos y suyo fue el tanto que consumaba la remontada y empataba el partido a ocho minutos del final.

Para entonces el ambiente del Sargal era para el Naturhouse tan atosigante como los latidos del corazón delator de Poe. Tras un contraataque de Sergio López el Ciudad Encantada puso la estaca apuntando en el pecho de los riojanos, pero no hubo quien acertara con el martillazo final en los alocados últimos minutos. Tras varias intentonas abortadas por la defensa o por Kilian el Naturhouse encontró un hueco en el extremo, con el Ciudad Encantada en inferioridad, para empatar el partido. Vuk no acertó en el tiro definitivo y al final los de Lidio se tuvieron que conformar con el empate y con desbaratar una vez más los planes de Jota González, que lo tenía pensado para acabar con los conquenses menos un pequeño detalle que también advirtió Kundera: se puede quitar la vida, pero no la inmortalidad y lo que ya ha conseguido este equipo es ser inmortal, aunque de aquí a final de temporada muera diez veces.

CONSULTA LA GALERÍA DE IMÁGENES


LIBERBANK CIUDAD ENCANTADA: 28

Leo Vial, Sergio López (3), Colo Vainstein (7), Doldan (5), Thiago Alves (6), Nolasco (3), , Vuk Perovic – siete inicial- Kilian Ramírez (p.s.) Mendoza, Agustín Vidal (2), Canyigueral (1), Nico López Rey, Hugo López (1) y Eduardo de León.

NATURHOUSE LA RIOJA: 28

Kappelin, Sánchez Migallón (4), Albert Rocas (6), Luisfe (1), Victor Vigo (2), Molina (1), Garabaya- siete inicial- Gurutz Aguinagalde (p.s.), Montoro (1), Javi García (4), Langaro (5), Garciandia (4) y Peciña.

Árbitros: Merino Mori y Monjo Ortega. Exclusiones a los locales Thiago (2), Colo y Vidal y a los visitantes Molina (2), Garabaya (2), Peciña, Langaro, Víctor Vigo y Luisfe

Marcador cada cinco minutos: 2-1, 4-2, 6-7, 7-10, 7-13, 12-16 (descanso) 14-18, 16-20, 19-21, 23-25, 28-27 y 28-28.

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 20 de la liga Asobal disputado en el pabellón polideportivo El Sargal ante mil espectadores. El club conquense entregó la insignia de oro y brillantes a Liberbank, su patrocinador principal.
 

Galería

comments powered by Disqus

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies