13/05/2017

El Ciudad Encantada rebaña un empate ante el Puerto Sagunto para seguir luchando la quinta plaza (25-25)

Un gol de Thiago desde el su campo en los últimos segundos da color a un gris partido de los conquenses, que siguen dependiendo de sí mismos para lograr el quinto puesto que podría dar acceso a Europa

Liberbank Ciudad Encantada vs Fertiberia (Fotos de Javier Guijarro)

Liberbank Ciudad Encantada y Puerto Sagunto empataron a 25 en El Sargal tras una pelea entre hermanos que se pegaron de verdad pero que, en el fondo, no se querían hacer daño el uno al otro. Un gol de Thiago desde su propia área empató un partido que probablemente merecieron ganar los valencianos, que jugaron en Cuenca empujados por el terror que ha sembrado en la parte baja de la tabla el triunfo del Villa de Aranda ante el Naturhouse, aunque el punto es quizás más valioso para los de Lidio Jiménez, que siguen dependiendo de sí mismos en la lucha por la quinta plaza que podría dar derecho a jugar competición europea.

Los conquenses solamente lograron imponer su autoridad durante los diez  primeros minutos, después fueron un león que enseñaba los dientes amenazador pero incapaz de herir al Puerto Sagunto, domador que le mantenía a raya con taburete y látigo. El Ciudad Encantada hizo daño en el inicio del partido con los contraataques de Perovic y Sergio López y algún zarpazo de Nolasco, abriendo una brecha de tres goles. Cerró la herida pronto el técnico Milos y los de Cuenca comenzaron a recurrir al lanzamiento de nueve  metros ante la imposibilidad de encontrar a Doldán, secuestrado durante todo el partido por Ángel Fernández, implacable carcelero. Desde la larga distancia el portero Bruixola se convirtió en un quebradero de cabeza para el Colo y sobre todo para Thiago Alves. El Puerto Sagunto le daría la vuelta a los doce minutos a base de encontrar a sus extremos Tarrasó y Pocholo. Lidio resopló y pidió tiempo muerto con el objetivo de preparar a sus chicos para un circuito con muchas curvas.

El Puerto Sagunto se mantuvo ingobernable durante toda la primera mitad, con Ángel Pérez de Inestrosa y Sorrentino reverdeciendo laureles en la pista que un día les aclamó. Los valencianos eran un furioso toro de rodeo y el Ciudad Encantada el vaquero haciendo cabriolas para no merendar arena. Unas buenas intervenciones de Leo Vial y las inyecciones de Sergio López desde el extremo lograron anestesiar la bestia. El Ciudad Encantada incluso podía haberse llevado una buena renta al descanso. Lo evitó la irrupción en el partido de Pozzer, que en los tres minutos finales fue Godzilla arrasando Tokio y llevó el partido al empate antes de que los dos equipos se fueran al vestuario.

El Ciudad Encantada salió mejor en el segundo tiempo. La tela de araña defensiva de los conquenses se endureció como cuerdas de guitarra, aparecieron de nuevo los contraataques y ganó protagonismo Colo Vainstein, perforadora de las tierras más recias. De  nuevo volvió la ventaja de tres goles, que se esfumaría en cuanto el gran Bruixola comenzó a ganarle los duelos al alba al argentino. Ángel Pérez y Sorrentino insistieron en comportarse como hijos pródigos que habían vuelto a Cuenca a reclamar su parte del botín y Tarrasó les dio su respaldo desde la esquina de la pista, oscuro rincón donde se esconden los asesinos más letales del balonmano. Los visitantes llegaban a los últimos diez minutos un gol por encima.

El conjunto conquense se revolvió para salir de cuerdas del cuadrilátero. La experiencia y el liderazgo de Mendoza se convirtieron en su tabla de salvación. El capitán firmó un tramo final del partido para enmarcar, recuperando balones y provocando una y otra vez faltas en ataque. Ese colosal  sprint final no estuvo acompañado del acierto en ataque de sus compañeros. Thiago y Sergio López desperdiciaron ocasiones clarísimas. Les faltó el colmillo que sí que tuvo Ángel Pérez para adelantar a los suyos a falta de un minuto para el final.

El central rockero y el portero Bruixola ya estaban recogiendo los elogios y saboreando la victoria y la salvación pero al Puerto Sagunto se le olvidó clavar la estaca en el corazón del vampiro antes de celebrar nada. En 50 segundos los valencianos cometieron dos errores y se dejaron un punto por el camino. Tras una falta en ataque Bruixola abandonó inexplicablemente su portería para cortar un contragolpe que no se produciría porque Thiago frotó su lámpara de genio para marcar el gol tirando desde su casa. El brasileño volvió a ser decisivo en uno de sus  días más negros para lograr que el Ciudad Encantada siga siendo mano en su lucha por la quinta plaza, que salvo sorpresa se dirimirá en El Sargal en la última fecha. Se viene un partido del siglo a orillas del Júcar.

CONSULTA LA GALERÍA DE IMÁGENES CON FOTOS DE JAVIER GUIJARRO

Liberbank Ciudad Encantada: 25

Leo Vial, Mendoza, Thiago Alves (4), Agustín Vidal (2), Colo Vainstein (7), Sergio López (4), Perovic (4) - siete inicial, Kilian Ramírez (p.s.), Marc Canyigueral, Doldán (1), Hugo López (3), Nolasco (1), Rafa López, Anselmo Cano y Nico López Rey

Fertiberia Puerto Sagunto: 25

Bruixola; Ángel Pérez (5), Pocholo (3), Tarrasó (4), Pozzer (3), Sorrentino (4), Pacheco (5) - siete inicial- Ibrahim Moral (p), Spiljak, Linares, Adrián Sifre (1), Ángel Fernández, Antonio Alegre, Nacho Nebot, Ruiz Casanova y Folques.

Árbitros: Fernández Molina y Murillo Castro. Excluyeron a los logales Thiago , Hugo López y David Mendoza y a los visitantes Spiljak y Ángel Fernández.

Marcador cada cinco minutos: 3-1, 6-4, 8-8, 10-10, 14-12, 15-15, descanso, 18-16, 20-18, 21-20, 22-22, 23-24 y 25-25.

Incidencias: Partido correspondiente a la 28ª jornada de la liga Loterías Asobal disputado en el pabelló polideportivo El Sargal ante 1.100 espectadores, entre ellos un buen grupo de aficionados de la Marea Rojiblanca de Puerto Sagunto. 

Galería

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus