21/12/2016
Balonmano

El Ciudad Encantada deja la Copa del Rey tras ser barrido por el Huesca y un Teixeira desatado (32-37)

Muy superior el conjunto oscense, gobernado en la pista por el lateral brasileño. Los conquenses, castigados por las bajas, no encontraron su tono defensivo

copa ciudad encantada vs huesca

El Ciudad Encantada necesitaba un milagro navideño para seguir vivo en la Copa del Rey, pero el  tiene poco que ver con el ‘¡Qué bello es vivir!' de Capra. En esta ocasión el ángel meritorio Clarence  no apareció para salvar a los conquenses y evitar que el Sargal se convirtiera en Potterville y quedara asolado por la ambición del pudiente Huesca.

Los conquenses cayeron por 32-37 y nunca tuvieron opciones reales de plantear una batalla real al potente equipo oscense. Sin Nacor Medina y especialmente sin Colo Vainstein, el único jugador con la sangre suficientemente caliente como para insuflar una descabellada insurrección contra un imperio, los visitantes se cobraron la revancha del partido de liga, del que salieron vapuleados en Cuenca, para continuar en la competición copera. El Ciudad Encantada además no encontró el tono defensivo en ningún momento del partido y fue incapaz de frenar a un Teixeira, lobo hambriento que masacró a un rebaño indefenso.

El Ciudad Encantada mantuvo el pulso al fornido equipo oscense durante el primer tiempo. Teixeira gobernaba el partido con mano de hierro y bien escoltado en las labores ofensiva por Álex Marcelo. Los dos azotaban y otra vez, a izquierda y derecha, sin que la defensa conquense  tuviera tiempo de pensar el lugar de origen de ese silbido que les ronroneaba la oreja. Si el partido no se acabó antes fue porque Leo Vial se dejaba hasta la cara para evitar los goles y porque el equipo devolvía los golpes como podía, sobre todo a través de incursiones de Thiago Alves y Marc Canyigueral, valientes como para enfrentarse a Alberto Val y Marco Mira, gigantes con aspas. Pero al Ciudad Encantada le faltó también algo de fortuna, estrelló varios balones en los postes y se durmió en el minuto final, facilitando con un despiste defensivo que Todorovic mandara el partido al descanso con 17-19 para los visitantes.

La afición del Ciudad Encantada confiaba en que a sus chicos les quedara la última bala en el segundo tiempo pero el Huesca no le dio tiempo ni a desenfundar. Álex Marcelo y Teixeira se encargaron de elevar la ventaja de los suyos hasta los cuatro goles. Fue entonces cuando los conquenses decidieron poner a Perovic de vigilante de seguridad de este último con una defensa mixta, medida de protección insuficiente y que llegó tarde, cuando el asesino ya había dejado una ristra de cadáveres, entre ellos el de Leo Vial, que se marchó frustrado al banquillo.

El Ciudad Encantada, que por la falta de efectivos no tenía ningún cambio que pudiera servir de revulsivo, ondeó la bandera blanca y con la eliminatoria perdida y sin presión al menos intentó divertirse. Dio espectáculo Marc Canyigueral con dos goles y una asistencia de bella factura, demostrando que es un gran jugador cuando acompasa su cabeza y su cuerpo. Doldan tampoco dejó de pelear con las Torres Petronas oscenses y Kilian sumó varias paradas para reivindicar que se puede contar con él. El partido concluyó con cinco goles de ventaja para los visitantes y los cánticos de la Furia Conquense, ejemplar como nunca al proclamar, en la derrota, su orgullo por estos jugadores, que se enfrentaban a una travesía por el desierto sin cantimplora, misión que en las películas casi siempre acaba saliendo bien pero en la que, cuando hablamos de la vida real, normalmente mueres.

CONSULTA LA GALERÍA DE IMÁGENES


LIBERBANK CIUDAD ENCANTADA: 32

Leo Vial (portero), Canyigueral (5), Doldán (6), Thiago (6), Nolasco (5), Sergio (3), Perovic (6, 1 penalti) –siete inicial- Kilian (portero), Mendoza, Hugo López (1).

BM BADA HUESCA: 37

Gómez Lite (portero), Teixeira (9), Carmona (3), Camas (3), Carro, Oier (4), Mira (1)  –siete inicial- Arguillas (portero) Marcelo (4), Val (2), Félez (2,1 penalti), Todorovic (3), Ariño (4) y Bonanno (2)

ÁRBITROS:
Luque Cabrejas y Pascual Sánchez. Sin exclusiones en el Liberbank Ciudad Encantada y a Gonzalo Carró y Val en el Bada Huesca.

MARCADOR CADA CINCO MINUTOS:
Primer tiempo: 3-3,7-7, 10-10, 13-13, 15-16 y 17-19.
Segundo tiempo: 19-23, 21-24, 25-28, 28-31, 30-35 y 32-37.

INCIDENCIAS:
Polideportivo El Sargal. Copa del Rey. Mil espectadores.

Galería

comments powered by Disqus

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies