01/04/2017

El Ciudad Encantada acusa cansancio y errores en Cangas (30-27)

Los visitantes llegaron a tener una renta de tres goles al inicio de la segunda parte, pero las exclusiones y la falta de acierto les condenaron

El Liberbank Ciudad Encantada atisbó la victoria en su visita a Cangas pero acabó acusando el cansancio acumulado de la competición -y del kilometraje del desplazamiento- que le impidieron marcar otro hito en esta temporada histórica y sumar puntos para su pugna por la quinta planta.

30-27 fue el saldo del encuentro disputado este sábado en tierras gallegas. Un resultado quizá demasiado generoso para los locales por el tono igualado de buena parte del partido pero que premia la resolución en los momentos decisivos y la capacidad para mantener la tensión competitiva.

Un nada alentador parcial de 3-0 inauguró el partido. Cinco minutos les costó a los de Lidio Jiménez entrar en la dinámica, percatarse de que ya había sonado el pitido inicial y comenzado el juego. Sin embargo, supieron reaccionar tras el primer golpe y acordarse de quién y cómo son. A los diez minutos de partido ya había empate a 4 en el marcador merced a un gol de Colo.

El partido se adentró por un intercambio de parciales de un lado a otro. Cangas, que se juega la permanencia, hizo otro de esos que dañan hasta crear una brecha de cuatro goles ante un Leo que tuvo uno de los días más grises de los últimos tiempos. 

Sin embargo, los de Cuenca querían amortizar el viaje y con un coral acierto de cara a portería y recurriendo a la mejor defensa que tanto les caracteriza consiguieron empatar a 11, primero, y a 13 al llegar al descanso. Quedaban treinta minutos y todo por decidir.

La segunda parte se vistió en sus titubeos de paseo militar para los conquenses, que se reconciliaban con su mejor versión. Un inspirado Doldan y sus compañeros comenzaban a hacer zanja hasta los 15-18 en el minuto 35 que auguraban un desenlace muy distinto.

Pero un tiempo muerto hizo regresar a los locales, que acortaron distancias y hasta supieron ir poniéndose por encima en varias ocasiones. Llegarían los momentos más característicos, con ligeras ventajas alternativas sucediendo a los empates. A diez minutos del final las tablas eran a 24.

Fue entonces cuando el fiel de la balanza quiso premiar a los gallegos, que supieron quedarse con los balones clave. De poco sirvieron los intentos de Lidio por remontar la dinámica, como la entrada de Kilian en la pista. Exclusiones como la de Mendoza también pesaron y hasta la propia inercia del que se atisba derrotado. Al final 30-27 y un poco apetecible viaje de vuelta.   

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus