14/12/2016

El arreón final del Ciudad Encantada en Huesca le deja con opciones para la vuelta de la Copa (33-29)

Los conquenses llegaron a perder de nueve goles pero reaccionaron en los últimos quince minutos del partido para acortar la renta a remontar en el partido del próximo miércoles en El Sargal 

Adrián Nolasco

El Balonmano Ciudad Encantada ha caído derrotado por 33-29 ante el Huesca en el partido de ida de la tercera eliminatoria de la Copa del Rey.  Un arreón final de los conquenses en el último tramo de la segunda parte ha permitido maquillar el resultado y, lo que es más importante, acortar distancias y dejar abierta y más fácil la posibilidad de remontada en la vuelta, que se disputirá el miércoles 21 en El Sargal.

Los conquenses pagaron el cansancio acumulado tras la tensión competitiva de las últimas semanas y la escasez de efectivos. Hasta Aragón se viajó con doce jugadores, de los que tres eran porteros.  De esa inferioridad se aprovechó pronto el conjunto oscense. Dominó con tanta plenitud el encuentro que en el minuto 9 había batido ocho veces la meta de Kilian Ramírez y sólo había recibido uno, obra de Perovic.

Con siete goles en contra en apenas un suspiro tocaba remar a la contra. Costó porque no hubo una notable mejoría, pero al menos los locales levantaron ligeramente los pies del acelerador y los visitantes comenzaron a apuntarse algunos méritos. Insuficientes, no obstante, porque al llegar a acortar hasta 15-9 a cinco minutos del descanso, la distancia al llegar al intermedio era de seis goles: 18-12.

En la segunda parte parecía que la derrota se iba a vestir de desastre y humillación. El Ciudad Encantada seguía alejado de su mejor versión (la versión de las cuatro victorias consecutivas liguera) y se estrellaba contra el ataque aragonés una y otra vez, multiplicando fallos y pérdidas. El boquete era de nueve goles al minuto 15 de la segunda mitad. 29-20.

Lidio Jiménez pidió tiempo para tratar de detener la hemorragia y lo cierto es que sus palabras sirvieron como torniquete. Leonardo Vial salió a la portería y comenzó a detener balones. Arriba el acierto llevaba principalmente de Nolasco, al que la posición de central obligada por las lesiones de sus compañeros le está sentando estupendamente y revelando como un jugador clave. Ocho goles se apuntó en su haber. 

Contribuyeron también a la mejoría Perovic, Doldán y un Thiago que, si bien no excesivamente eficaz en porcentajes, sí que consiguió añadir al tanteo. En defensa se multiplicó la intensidad y el acierto. Paradójicamente el Ciudad Encantada iba a jugar sus mejores minutos cuando supuestamente más le tenía que pesar el enemigo al que más temía: el agotamiento.

Así las cosas se había conseguido acortar en cuatro minutos hasta el 30-24. La progresión conquense continuó con arreones en forma de parciales en los que su rival se desdibujó casi por completo. La renta llegó a ser de tres goles y hubo otras tantas posesiones para ponerse a dos. A los estertores del encuentro el luminoso informaba de un 32-29. Finalmente Ariño hacía casi en el pitido el 33 para los locales y ponía en cuatro goles la renta a la que darle la vuelta en la cita de dentro de una semana en Cuenca.

Estadísticas completas del partido

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus