24/02/2018

Dutra no fue suficiente para un Ciudad Encantada que se quedó sin oxígeno ante el Logroño (29-32)

Exhibición insuficiente del lateral brasileño (nueve goles) y de Martín Doldán (8) ante un Logroño frágil en defensa pero con mucha dinamita en ataque que solamente tuvo que esperar su momento

Ciudad Encantada vs Logroño (fotos de Javi Guijarro)

El Liberbank Ciudad Encantada echó en falta una última dosis de oxígeno para puntuar ante un Balonmano Logroño que solamente tuvo que esperar a que la batería de su rival bajara del 20% para ganar 29-32 y llevarse un  triunfo que celebraron sobre la pista de El Sargal como si hubieran salido ilesos del Nakatomi Plaza de La Jungla de Cristal.

Poco se puede reprochar al Ciudad Encantada, que con sus palos de punta afilada plantó cara a la artillería pesada riojana, pero terminó extrañando a los lesionados Sergio López y Xavi Castro, no tanto por sus dos talentos, que también, como por sus cuatro pulmones. El Ciudad Encantada puso en aprietos al Logroño pero no pudo con la capacidad limitada de su bombona de aire.

El  plan conquense pasaba por coger la mayor ventaja posible primero y parapetarse después. Esta misión recayó en manos de Dutra, que descargó sobre los riojanos como una tormenta tropical. Todo el juego ofensivo del Ciudad Encantada pasaba por el brasileño, que sembró el terror durante el primer cuarto de hora, hasta que Lidio decidió darle un descanso quizás demasiado prematuro. Los conquenses dominaron el primer cuarto de hora del partido, aprovechando la sorprendente fragilidad del entramado defensivo de Jota González, sobrado de centímetros pero falto de intensidad, lo que permitía a Rafa López, Colo y al propio Dutra encontrar con mucha facilidad a Doldán, que firmó uno de sus mejores registros goleadores desde que llegó a Cuenca a pesar de la firme oposición de Kupra, única estructura sólida en el castillo de adobe riojano.

Cinco goles de ventaja logró el Ciudad Encantada durante este cuarto de hora de furia de Dutra y Doldán, lo que invitó a Lidio Jiménez a sacar jugadores de refresco. El Ciudad Encantada perdió mordiente ofensiva porque a Thiago le falta la confianza en su brazo que ahora mismo le sobra a su compatriota. Tampoco ayudaban las acciones atolondradas de un Canyigueral atenazado por la presión. Los de Lidio permitieron al Logroño correr los contraataques  y recortar la ventaja. También mejoraron en el juego posicional, con Kukic el timón y Montoro lanzando cañonazos a estribor. La ventaja de los conquenses se desvaneció antes de lo que Lidio se temía y el partido se fue al descanso con empate.

El segundo tiempo comenzó con una ofensiva del Ciudad Encantada que fue osada pero insuficiente. Al frente de las operaciones estaban Rafa López, que apuraba con valor sus últimos cartuchos, como un héroe de western crepuscular y de nuevo un Dutra convertido en bola de demolición. También empujaban hacia la victoria Leo Maciel en la portería y Doldán en el pivote y los conquenses volvieron a coger tres goles de ventaja cuando todavía  había veinte largos minutos por delante.

El checo Krupa se convirtió en la tabla de salvación del Logroño en Cuenca. Viendo que su defensa no le salvaba decidió socorrerse a sí mismo y  firmó dos paradas consecutivas a Thiago y Doldán que permitieron al Logroño ponerse por primera vez por delante en el partido. Fue a través de un Garciandia que demostró una enorme madurez al cargarse sobre sus hombros al equipo en el tramo final del partido. Irrumpió también en el encuentro Chiuffa, que había permanecido inédito hasta ese último cuarto de hora en el que los visitantes percibieron con acierto que al Ciudad Encantada se le estaba acabando la gasolina. El Logroño le dio la vuelta al partido y cogió una ventaja de tres goles que resultaría decisiva.

Agotado Rafa López, jugó los últimos cinco minutos Lidio Jiménez con Thiago de central en busca de la remontada  y la medida sirvió para exprimir el partido hasta el final. Dutra atacó de nuevo y el Ciudad Encantada se puso a un gol cuando quedaban tres minutos por jugar, pero la presión ambiental no fue suficiente para intimidar a Chiuffa, que sentenciaba el partido con dos goles. Con el partido resuelto, a falta de doce segundos, Jota pidió un tiempo muerto que enfureció a todo el pabellón. Su excusa será que el Logroño podía igualar el goal average, pero en su interior él sabe que no fue otra cosa que una forma de pavonearse de la victoria en esta pista en la que tantas veces le han pintado la cara. Presumir en un lugar en el que a pesar de tener lujosas plantillas has ganado tres veces en diez años es ser como un matón de recreo que le quita el bocadillo a los niños de Primaria.

CONSULTA LA GALERÍA DE IMÁGENES CON FOTOS DE JAVIER GUIJARRO

Liberbank Ciudad Encantada: 29

Leo Maciel; Dutra (9), Hugo López, Vainstein (2), Doldán (8),  Rafa López (3), Perovic (2) -siete inicial-, Kilian Ramírez (p), Canyigueral (2), Mendoza, Thiago Alves (3), Nolasco y Anselmo Cano.

 BM. Logroño La Rioja: 32

Krupa; Kusan (3), Javier Muñoz (6), Kukic (5), Juan del Arco (5), Ángel Fernández (3), Garciandía (5) -siete inicial-; Aguinagalde;  Sánchez-Migallón, Montoro (2), Juan Castro, Chiuffa (3) y Pablo Paredes.

Marcador cada cinco minutos: 3-2, 6-4, 9-5, 12-8, 14-13, 16-16 - descanso- 18-17, 22-20, 23-22, 25-25, 27-29 y 29-32.

Árbitros: Marín Franco y Fernández Fernández. Excluyeron al visitante Juan del Arco en dos ocasiones.

Incidencias: Partido correspondiente a la 19ª jornada de la Liga Loterías Asobal disputado en el pabellón polideportivo El Sargal ante 1.200 espectadores. Se guardó un minuto de silencio por el fallecimiento de la madre de Francisco Javier Elcano, responsable de delegados federativos y observadores arbitrales de la RFEBM

Galería

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus