22/09/2018
Balonmano

Dutra, Maciel y Colo fueron las armas más letales de un Liberbank Cuenca que destrozó al Cangas (31-16)

El conjunto conquense se quitó las dudas de un plumazo y arrolló a los gallegos para conseguir su primera victoria del curso

Liberbank vs Cangas

El Liberbank Cuenca sumó su primera victoria de la temporada y dejó sobre la pista de El Sargal los restos de dos cadáveres: el del Cangas y el de sus dudas. Vencieron los de Lidio por un resultado escandaloso de 31-16, difícil de ver en partidos de esta liga salvo en los habituales paseos militares del Barcelona. Pero mejor todavía que el marcador es el rostro de animal fiero y competitivo que mostró el equipo. Las cosas irán bien a los conquenses siempre que consigan que su rival se sienta como si hubiera caído en una de las trampas de Saw.

El Liberbank Cuenca se tomó este partido como una reválida y puso toneladas de intensidad desde el primer minuto de juego. La electricidad del equipo tenía sangre argentina. Moscariello intimidaba con su fuerza a los gallegos y Vainstein estaba sencillamente colosal, llegando siempre medio segundo antes que su oponente en las acciones defensivas. El pelirrojo debe tener en el salón de su casa una vitrina en la que expone los espacios que roba en cada partido.

Con esta actitud era cuestión de tiempo que el Liberbank tomara el mando del partido. Aunque el Cangas dominó los primeros minutos gracias al buen hacer desde nueve metros de Muratovic y de Mtic, la balanza no tardó en reclinarse hacia el lado local. Colo revolucionaba también al equipo en ataque y con el paso de los minutos comenzó a agigantarse la figura de Maciel en la portería. El cancerbero comparte con Lucky Luke el aire distraído e impasible y los extraordinarios reflejos. Sus paradas permitieron correr al Liberbank Cuenca y el Cangas comenzó a desangrarse sin que el técnico Magí Serra, que tuvo que pedir dos tiempos muertos, supiera como frenar la hemorragia. Hasta siete goles de ventaja consiguieron los de Lidio Jiménez en un primer tiempo en el que todos los jugadores aportaban en mayor o menor medida su granito de arena para ir construyendo esa diferencia.

El Cangas sabía que tenía que escalar un Everest en el segundo tiempo pero lo que no se esperaba es que la montaña le iba a sepultar antes de iniciar el ascenso. El Liberbank mantuvo la tensión defensiva, Maciel continuó intratable bajo palos y además entró en erupción el volcán Dutra. El brasileño es un jugador devastador y como ocurre con los vídeos de huracanes es difícil no sentir el placer culpable  de disfrutar de cómo arrasa con todo lo que se encuentra a su paso. Nueve goles de diez intentos de La Bestia, estadística a la que también habría que sumarle los siete metros provocados y algunas asistencias. Magí Serra no pudo respirar tranquilo hasta que ordenó a Aranda que lo secuestrara. Pero entonces ya era tarde y los de Cuenca ya llevaban una decena de goles de ventaja.

El viento a favor del partido sirvió para que algunos jugadores se rearmaran de confianza. Óscar Río firmó una gran segunda parte, Hugo López hizo varios goles de contraataque y Ángel Montoro fue afinando la puntería de ese fusil que tiene en el brazo izquierdo. Premió Lidio la actuación de Maciel permitiéndole que se fuera ovacionado y Kilian continuó interpretando con la misma maestría la partitura que había estado tocando su compañero argentino. El segundo tiempo se le hizo muy largo al impotente Cangas, que se limitó a cubrirse como podía el rostro mientras recibía una soberana paliza mientras el público disfrutaba de la superioridad de los suyos. La felicidad fue completa cuando se produjo el debut oficial en El Sargal del canterano Taravilla, que tendrá más minutos esta temporada si el Liberbank Cuenca saca de esta forma el rodillo en sus partidos en casa. Porque lo que parece claro es que el tropiezo ante el Valladolid fue un simple resfriado y no el inicio de la decadencia.

LIBERBANK CUENCA: 31

Maciel; Baronetto (2), Colo Vainstein (1), Dutra (9), Doldán (3), Óscar Río (3), Sergio López (2) -siete inicial- Kilian Ramírez (p), Ángel Montoro (3), Hugo López (4), Moscariello (2), Thiago Alves (1), Nolasco (1), Mendoza y Taravilla.

CANGAS FRIGORÍFICOS MORRAZO: 16

Xavi Díaz; Vujovic (2), Soliño, David Chapela (1), Gavidia, Cerqueira, Muratovic (2) -siete inicial-, Pablo Galán (p), Otero (1), Aranda (3), Rubén David (1), Maxi Cancio, Menduiña (2), Mitic (4) y Pablo Castro Chapela.

Árbitros: Ausás Busquets y Florenza Virgili. Excluyeron a los locales Thiago (2), Dutra y Montoro y al visitante Gavidia (2).

 

Marcador cada cinco minutos: 2-2, 5-4, 6-5, 10-6, 12-7, 15-18, descanso, 17-10, 20-12, 23-13, 25-14, 29-15 y 31-16.

Incidencias: Partido correspondiente a la tercera jornada de la liga Asobal disputado en el polideportivo El Sargal ante 1.200 espectadores. Antes de comenzar se guardó un minuto de silencio por el reciente fallecimiento de Marti Batallé y Xavier Pocurull, canterano el primero y exjugador el segundo del Fraikin  Granollers.

Galería

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus