17/02/2019

Cuenca se gana el derecho a soñar tras lograr que el Holstebro danés bese la lona en El Sargal (26-24)

Una espectacular defensa, las paradas de Maciel y el buen hacer ofensivo de Natan Suárez, Dutra y Montoro fueron claves para que los de Lidio Jiménez dieran la campanada

Cuenca vs Holstebro (fotos de Javier Guijarro)

En la televisión vasca hay un popular programa de televisión que se llama 'El Conquistador del Fin del Mundo'. En él los atléticos concursantes se someten a tortuosas pruebas del tipo 'cruza a nado, utilizando una sola mano y con una nutria en la boca, este pantano infestado de cocodrilos y cuando llegues a la otra orilla sube por el tronco de una palmera de diez metros, mientras esquivas flechazos de un tribu aborigen, para coger la ikurriña que hay en lo alto del árbol'. Una insignificancia comparado con el reto del que ha salido airoso el Liberbank Cuenca, vencer por 26-24 a un potentísimo Holstebro, club originario de Dinamarca, país vigente campeón del mundo, donde juegan al balonmano desde la guardería.

Rompe una vez más sus límites el equipo de Lidio Jiménez, que no gana lo suficiente como para reponer los techos históricos que destroza constantemente. Sorprendieron los conquenses al Holstebro tras convertir su defensa en un búnker nuclear gobernado con un inmenso Leo Maciel, que camina a pasos agigantados hacia el título de mejor portero de la historia de este club. El descaro en ataque de Natan Suárez y Dutra, el pulso firme de Montoro en los momentos clave y la eficacia de Baronetto fueron también clave para este partido con el que Cuenca, ejemplo de precocidad, alcanza la mayoría de edad en Europa y ya puede entrar en los locales donde bailan y ríen los mayores.

Para que no haya ninguna duda sobre el mérito de este logro, hay que resaltar una vez más que el Holstebro es un equipazo que juega como los ángeles, que trata la pelota como si fuera de porcelana  a pesar de moverla a una velocidad vertiginosa por todo el flanco del ataque. En defensa practicaban, como el Cuenca, un rudo y académico 6-0 ideado para forzar errores del rival para las cabalgadas de Bramming, exhuberante extremo que terminó con once goles y que llega al área contraria antes de que te dé tiempo a pestañear. El duelo de sistemas defensivos fue intenso en los primeros minutos y los daneses tardaron siete minutos en estrenar su casillero de goles. Transcurrido el primer cuarto de hora el Cuenca había conseguido una ligera ventaja, tras conseguir atar las botas del conjunto visitante para que no corriera.  Maciel se interponía hasta en los planes más perfectos de su rival, como una magistral jugada que incluyó cambio de orientación al extremo e intento de 'fly' y que terminó desbaratada por los pies del argentino.

Comprendió en ese momento el Holstebro de que no estaba en Cuenca sino en una trinchera de la Segunda Guerra Mundial, lo que le obligó a redoblar su intensidad. El velocísimo Bramming, rayo que no cesa como el del poema de Miguel Hernández, se convirtió en una descarga eléctrica que estuvo punto de dejar fuera de combate al Sargal. El equipo danés se puso por delante por primera vez en el partido tras dos pérdidas en ataque de los de Lidio y el horizonte comenzó a llenarse de bruma. Apretaron los dientes los conquenses en defensa para disipar la oscuridad e igualar la contienda antes del descanso con dos tantos del bravo Eskericic y uno de Maciel desde su portería.

En el inicio de la segunda parte el Liberbank Cuenca lanzó una ofensiva que resultaría victoriosa. Montoro, el más experimentado del equipo en contiendas europeas, ejerció de comandante y anotó un gol antes de repartir sendas asistencias de lujo a Sergio y Doldán para poner a los suyos de nuevo por delante. Los números mienten sobre el notable partido que hizo el zurdo toledano, que brilló también en defensa.

Junto a Montoro brilló también el central Natan Suárez, que probablemente nunca imaginó que en menos de un año iba a pasar de jugar en la B a pintarle la cara a todo un conjunto danés en la Copa EHF. El chaval manejó a su antojo el tiempo del partido, arriesgó cuando era necesario y si se equivocaba en algún pase era el primero en llegar al área de Maciel para recuperar la pelota. Los daneses ni se percataron de que un crío les había hipnoticado y cuando se dieron cuenta ya iban perdiendo de tres goles, porque además el hambre de La Bestia Dutra había despertado al ver aletargada a su potencial víctima.

El Holstebro tuvo que duplicar la dosis de Bramming para no irse del partido y Östlund también tuvo que sacar el armamento pesado para que el duelo no terminara prematuramente. Sin embargo, no tuvieron los daneses munición suficiente para acribillar a un Maciel convertido en el Neo de Matrix, capaz de detener las balas con solo extender la mano. El portero, que se coronó parándole un siete metros al infalible Bramming, absorbió las últimas tentativas desesperadas de un Holstebro que en sus ataques sentía en su piel el sonido de viento de un Sargal entregado a la causa. Finalmente los de Jutlandia Central recibieron la estocada final de manos del fiable Santiago Baronetto y Cuenca estrenó su casillero de victorias en la fase de Grupos de la Copa EHF. Lo más difícil ya está hecho, todo lo que consigan a partir de ahora estos jugadores será un premio. Y sin embargo, es tanta la grandeza de este equipo que la grada se ha ganado el derecho al optimismo, valor que suele cotizar a la baja en esta tierra.

CONSULTA LA GALERÍA DE IMÁGENES DE JAVIER GUIJARRO

Liberbank Cuenca: 26

Maciel (1), Dutra (5), Doldán (1), Natan Suárez (3), Mendoza, Baronetto (3), Moscariello (2), Thiago Alves, Nolasco (1), Óscar Río (3), Eskericic (2), Sergio López (2), Montoro (3), Hugo López y Kilian Ramírez.

TTH Holstebro: 24

Frandsen, Svavarsson, Nielsen (1), Lindholt, Karlsson (1), Bramming (12), Mortensen (1), Östlund (3), Justensen, Kildelund (1), Porup (3), Balling (2) y Gade.

Árbitros: Said Bounouara y Khalid Sami, de Francia. Exclusiones para los locales Dutra, Natan, Baronetto, Thiago (2) y Montoro y para los visitantes Svavarsson (2), Lindholt, Kildelund y Balling.

Incidencias: Partido correspondiente la  segunda jornada del Grupo C de la Copa EHF disputado en el pabellón polideportivo El Sargal ante 1.107 espectadores.

Galería

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus