19/03/2019

Cuenca no baja el ritmo y sigue mirando a Europa tras vencer a un Anaitasuna torturado por Maciel (32-25)

El portero argentino desmoralizó a un conjunto navarro más frágil de lo que acostumbra en sus visitas al Sargal. Natán Suárez y Montoro lideraron el ataque de los conquenses, que no extrañaron a Dutra

Liberbank vs Anaitasuna (Fotos de Javier Guijarro)

El Liberbank Cuenca ha llegado esta temporada a un punto de temperatura tan óptimo que hasta es capaz de convertir un infierno cotidiano como la visita anual del Anaitasuna en una plácida tarde de sofá, mantita y Netflix. Triunfo por 32-25 ante el conjunto navarro que dispara la cotización del conjunto conquense ante la posibilidad de reeditar clasificación europea; una opción que parecía imposible hace unos meses pero que empieza a coger nitidez a medida que el barco pirata de Lidio Jiménez se acerca la costa.

El equipo conquense afrontaba el partido con la baja de Dutra, pero los vecinos de esta aldea gala a orillas del Sargal demostraron que también saben defenderse sin Obelix. El que no se perdió la pelea con los romanos es el Asterix de Buenos Aires, Leo Maciel, que toma la poción mágica en mate. El portero del Liberbank fue para el Anaitasuna el camión que acosa de manera inclemente a Dennis Weaver en El Diablo sobre ruedas, la ópera prima de Sielberg. Diecinueve paradas y 43,2% de efectividad: números tan lindos que podrían ser el primer verso de un poema. Cuando lleguen a casa los jugadores navarros mirarán debajo de la cama para asegurarse de que se han librado de Leo.

Durante la primera mitad sí que se vivió el igualado duelo con los de Iñaki Aniz que aparecía en la sinopsis del partido. El equipo visitante sacaba las púas en la defensa liderada por Bazán y en ataque sacaban provecho de los lanzamientos de Raúl Nantes y el resultón Pere Vaquer. Por su parte, le costaba en ataque a los de Lidio Jiménez, pero conseguían mantener el equilibrio gracias a los tantos de Moscariello y el buen tono defensivo.

Curiosamente el Liberbank Cuenca dio el primer tirón al marcador cuando el técnico conquense, genial en la pizarra durante todo el partido, introdujo los cambios para refrescar al equipo. Nolasco sacó su mejor versión para liderar con dos goles y una asistencia la escaramuza conquense, a la que también se sumaron Óscar Río y Eskericic. Hasta tres goles cogieron de ventaja los locales, que comenzaron a descoser a un equipo pamplonés que más allá de los esfuerzos de Nantes parecía incapaz de enseñar los colmillos como ha hecho en otras ocasiones en El Sargal.

El segundo tiempo comenzó con una exclusión a Montoro que parecía que podí dar aire al conjunto visitante. La respuesta de los conquenses a este contratiempo no pudo ser más contundente. Maciel subió el volumen de la radio que esconde bajo los palos y comenzó el rock'n roll. Cada parada del portero argentino era una piedra más en la mochila de los jugadores del Anaitasuna, que veían por todas partes el rostro barbudo del portero bonaerense, hasta cuando miraban a la grada. Mientras tanto, en la otra portería, Natán Suárez y Ángel Montoro arremetían una y otra vez contra la fortaleza navarra y la derribaron mucho antes de lo esperado. Con un cuarto de hora por delante el LIberbank ya ganaba por ocho goles de diferencia y la grada conquense pudo disfrutar sin sobresaltos del tramo final del encuentro, ahorrando nervios para los dos meses de competición que restan.

Salazar evitó bajo palos que el derramamiento de sangre navarra sobre la tarima del Sargal fuera a mayores. Incluso la defensa de Lidio Jiménez bajó algunas revoluciones con el encuentro encarrilado. Pero Leo Maciel no quiso en ningún momento quitar el pie del acelerador. El cancerbero torturó la mente hasta de un jugador curtido en mil batallas como Chocarro. En medio del naufragio Raúl Nantes fue el único que aguantó el tipo hasta el pitido final de los árbitros, un gong que fue un alivio para los navarros.

El LIberbank Cuenca, a la espera de lo que hagan sus rivales, se queda a un punto de Europa y a dos de la Champions. La evolución de los conquenses en esta temporada está siendo como la de ese chaval de los noventa que entraba por primera vez en los billares, temeroso porque hay muchos tipos que fuman y tiene muy mala pinta pero que tres meses después lleva su propio pitillo en la boca y es el rey del futbolín. Lo mejor de todo es que esta banda macarra es aplicada y tiene pinta de que va a sacar buenas notas a fin de curso.

VISITA LA GALERÍA DE IMÁGENES DE JAVIER GUIJARRO


LIBERBANK CUENCA: 32

Maciel;  (19 paradas, 43% de efectividad),  Baronetto (5) Natán Suárez (3), Hugo López, Moscariello (3), Thiago Alves (2), Montoro (4)- siete inicial- Kilian (p.s.), Doldán (3), Mendoza, Nolasco (3), Óscar Río (3), Eskericic (3), Sergio López (3) y Taravilla.

HELVETIA ANAITASUNA: 25

Bols; Bazán, Etxeberría (4), Krasmancic (1), Albert Pujol, Miguel Goñi (1), Pere Vaquer (3)- siete inicial- Salazar (p-s-), Borja Méndez, Ibai Meoki (2), Chocarro (3, 1), Aguirrezabalaga (1), Ugarte (1) y Raúl Nantes (9).

Marcador cada cinco minutos: 2-1, 6-4, 7-7, 11-10,14-12, 17-15 (descanso), 19-16, 23-17, 26-18, 27-19, 28-22 y 32-25.

Árbitros: Macías de Paz y Ruiz Vergara. Exclusiones a los locales Montoro y Natán y a los visitantes Krsmancic y Pere Vaquer.

Incidencias: Patido correspondiente a la jornada 23ª de la liga Asobal disputado en el polideportivo El Sargal ante 1.200 espectadores.

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus