24/09/2018
Opinión

Cuarenta años del primer congreso provincial de la UGT

Tras una andadura inicial, dirigida por una Comisión Gestora, la Unión General de Trabajadores celebra su primer congreso Provincial en Cuenca los días 23 y 24 de Septiembre del año 1978, ahora hace 40 años.

Hoy recuerdo aquel caluroso día. Eran las cinco de la tarde del domingo 24, el salón del edificio de los antiguos sindicatos (AISS) se encontraba abarrotado de compañeros y amigos que acudían a la clausura del primer congreso provincial de la UGT en Cuenca

Finalizados los trabajos de ponencias,  se había elegido la primera Comisión Ejecutiva Provincial.

Por la megafonía, uno a uno se nombraba a los miembros componentes que, pausadamente, ascendían al estrado de la sala….. animados con los aplausos de los compañeros:

Comisión Revisora de Cuentas: Emiliano Cañas (Cuenca), Eladio Guijarro (La Parrilla), Dionisio Moratalla (Almodovar del Pinar)

Comisión de Conflictos: Nemesio Pacheco (Cuenca), Pedro Fernández (Cuenca), José Alcázar (Belmonte), Manuel Canales (Priego), Florencio Elegido (Minglanilla)

Secretarias Provinciales: Máximo Ochoa (Villaconejos de Trabaque), Arturo Barriga (Belmonte), Domicio Moya (Tresjuncos), Ana Sierra (Mira), Gregorio Serrano (Ledaña), Evaristo Cañas (Cuenca)

Comisión Ejecutiva Provincial:
S. Propaganda: Genoveva Carrasco
S. Prensa e Información: Pablo Crespo
S. Documentación y Archivo: Álvaro Auñón
S. Coordinación Federaciones de Industria: José Hergueta
S. Acción reivindicativa: Teodosio Pérez
S. Formación: Miguel Martínez
S. Administración: Emiliano Panadero
S. Organización: Mercedes Cano
- De pronto sonó mi nombre en los altavoces
--- Secretario General: Mariano Rueda

Mi frágil experiencia en estos avatares me hizo tropezar  en las escaleras de subir al estrado.
Una vez arriba, la vista recorre a los asistentes, hay mucha gente joven, hay gente mayor y gente muy mayor.

Hoy recuerdo a tantos compañeros que recorrieron la provincia, en  autobuses de línea primero, luego en el viejo SIMCA 1.200 que nos regaló Carmen y que a duras penas podía mantener Raúl en su taller (hoy es todo más fácil con los coches oficiales).

Hoy recuerdo especialmente  en aquel inicio a los compañeros Pedro Fernández Guillamón (Perico para todos) y Mercedes Cano LLandres, su trabajo fue fundamental en aquellos momentos.

Hoy recuerdo a nuestro jefe de campo en la propaganda, Antonio "Patillas" dirigiendo a los grupos de compañeros que con los cubos y los cepillos acometían el empapelado de los muros de RENFE en el paseo de San Antonio y otros puntos clave de la Ciudad.

Hoy recuerdo a muchos más, Nicolás, Pepe "el Sillero", Jose Luis y sus luchas con la construcción,  Mª Carmen, Coral, Bernabé, Enrique Aparicio, Paco Barquín,  Domicio, Evilasio, Manolo Canales, Manolo desde Ledaña, Julián Córdoba, Nemesio, Justo Cano, Carlos, Mariano en Tarancón, Juanjo, Conejo…. tantos y tantos……

Hoy recuerdo también  nuestras manifestaciones del 1º de Mayo, recorriendo la ciudad desde el grupo de las 500 hasta la Plaza de Cánovas y Gobierno Civil.

Hoy recuerdo, sobretodo,  la enorme ilusión de los compañeros por participar en el cambio que se estaba produciendo. ¡Como ayudaban en las labores de propaganda! Con la vieja "vietnamita" produciendo los manifiestos y repartiéndolos luego por la ciudad y Provincia, generalmente de noche para que aparecieran en las calles al amanecer del día siguiente…..

Hoy recuerdo aquella tarde calurosa del 24 de Septiembre en aquel salón lleno de ciudadanos.

La comisión ejecutiva se aglomeraba en el estrado.

De pronto estalla por los altavoces la música de "La Internacional" (antes se cantaba al final de todos los congresos). La gente se pone  en pié con el puño levantado.

Mientras resuenan las notas… con la mirada voy recorriendo el auditorio. En una fila del fondo se queda fija en uno de los asistentes, un compañero, con el pañuelo en la mano no paraba de llevárselo a la los ojos y de empapar en él las lágrimas, apenas se levantaba, se volvía a sentar, era un manojo de pasados silencios forzosos, era el ver cumplido un deseo ancestral de entrever una nueva puerta a la libertad tantas veces anhelada, esta visión me llegó a acongojar y apenas puede balbucear la letra de la canción.

Era mi padre.

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus