05/06/2018

Condenado por abuso sexual durante un lustro de una chica con retraso mental en Casas de Fernando Alonso

La Audiencia Provincial ha condenado al hombre a nueve años de prisión y cinco de alejamiento. La chica desveló los abusos cinco años después, tras escuchar que el hijo del acusado había denunciado a su padre por unos presuntos abusos sexuales de los que había sido víctima su hija a manos de su abuelo

Audiencia provincial

La Audiencia Provincial de Cuenca ha condenado a nueve años de prisión a un vecino de Casas de Fernando Alonso que durante abusó sexualmente durante seis años de una mujer con retraso mental.

De acuerdo con los hechos probados en la sentencia a la que ha tenido acceso Vocesdecuenca.es, la víctima del sujeto carece de capacidad para auto-determinarse y para prestar un consentimiento válido en la esfera sexual. El motivo es que  padece desde el nacimiento un trastorno mental que cumple criterios diagnósticos para retraso mental leve (DSM-IV), de tipo congénito, permanente y perdurable durante toda su vida. Por ese motivo la Consejería de Bienestar Social de la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha le reconoció un grado de minusvalía del 93% de tipo física, psíquica y sensorial.

Esta chica estuvo viviendo en Madrid en un Centro de la ONCE desde los 5 hasta los 18 años de edad, que fue cuando regresó con sus padres viviendo en Casas de Haro si bien pasaba grandes temporadas en la casa de sus abuelos paternos en Casas de Fernando Alonso. Durante las temporadas que pasaba en esta última localidad era habitual que la víctima jugara con los nietos de su abusador, que mantenía una "estrecha relación" con sus padres.

El condenado, conocedor del grado de discapacidad de su víctima y su pasión por los animales, se llevaba a la chica a un corral de su propiedad, en el que tenía diversos animales domésticos con la excusa de darles de comer y jugar con ellos. Una vez allí le pedía que fuese a un dormitorio en el que había, al menos, una cama para realizar diversos actos de naturaleza sexual a los que ella accedía debido a su retraso mental e inducida por la relación cuasi familiar, la amistad y la gran influencia que aquél mantenía sobre ella. Al finalizar le indicaba "que no dijese nada a nadie y, en el supuesto de que no lo guardase en secreto, con manifestar a sus padres que todo era mentira", relata la sentencia.

El juez considera probado que estos hechos sucedieron en numerosas ocasiones en un periodo comprendido entre los años 2005 a 2011, pero la víctima los puso en conocimiento de sus padres el día 7 de junio de 2016, tras personarse el hijo del acusado, en el domicilio de éstos  para informarles sobre la denuncia que había interpuesto contra su padre como consecuencia de unos presuntos abusos sexuales de los que había sido víctima su hija a manos de su abuelo. En ese momento la chica, de forma totalmente espontánea, manifestó "lo mismo que me hizo a mí", lo cual determinó la denuncia y posterior detención del acusado.

El juez de la Audiencia Provincial considera al acusado culpable de un delito continuado de abuso sexual perpetrado sobre persona de cuyo trastorno mental se abusa, con penetración vaginal y concurriendo la agravante de prevalerse el culpable de una relación cuasi-familiar.

El tribunal le impone una pena de nueve años de prisión y libertad vigilada durante cinco más, periodo durante el cual no podrá acercarse a menos de 500 metros de la víctima y sus familiares. Además, deberá pagar una indemnización de 10.000 euros.

Contra esta sentencia cabe recurso de apelación ante la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Castilla La Mancha.

 

Galería

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus