19/03/2019

Cinematógrafo

Nueva entrega poética de Alajú, Morteruelo y Rock'n`roll

Crecido en esta era de la imagen,
es un gran esfuerzo, a veces,
evitar las secuencias intentando el poema;

velé sin vacilar por la Famiglia;
no me tembló la mano siquiera con los míos;
impuse nuestra ley al margen del sistema;

canté la Marsellesa en aquel bar de Rick,
silenciando a los nazis que ensalzaban al Reich;

retiré replicantes que ansiaban sus recuerdos,
que se perdieron "tal lágrimas en la lluvia",

abusé del mal whisky en esa diligencia;

recibí aquella carta de una monja:
me narraba la  muerte de aquella que olvidé,
y partí sin retorno para un duelo con aquel que la amaba;

odié hasta endemoniarme a la blanca ballena,
(a veces, duele aún la pierna que arrancó);

en pantalla, adolescentes besándose en un cine,
mientras ven un film en que se besan:
fila diez, nos comíamos a besos;

hice un jaque bien ingenuo a la muerte
en aquella partida de ajedrez,
mas, la Parca no se dejaba ganar;

corredor de la muerte;
Madre Susan, ya vienen a por mí;
"dead man walkin'",
tus ojos, mi epitafio;

asomado a un abismo de dentro de mí mismo,
un ángel me mostró la vida sin mi vida
y me hizo comprender la trascendencia;

me enfrenté a aquel espejo armado hasta los dientes;
la imagen reflejada me retaba, inquiriendo:
¿podrás hacer justicia con los chulos de niñas?

(…)

es, a veces, un esfuerzo "titánico"
esquivar las películas, sabiendo

que nosotros seguiremos tocando
mientras se hunde el barco…

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus