21/03/2019

Cinco vecinos presentan recurso de revisión de la tramitación de la macrogranja porcina de Almendros

Según los denunciantes se han producido "errores de bulto" que apuntan a un "caos administrativo, cuando no a una mal disimulada actuación prevaricadora"

Planos macrogranja Almendros

Cinco vecinos de Almendros han presentado en la Consejería de Agricultura y Medio  Ambiente  de  Castilla-La  Mancha  un  recurso  extraordinario  de  revisión contra la negativa de la Administración a revisar las explícitas alegaciones que se han hecho contra la macrogranja de cerdos que se quiere instalar en este municipio.

Se  trata  de  un  instrumento  jurídico  excepcional  que  los  recurrentes  están confiados  que  sirva  para, en  primer  lugar, "demostrar  la  negligencia  de  los responsables de Medio Ambiente,y en segundo lugar entrar en el fondo de la cuestión", explican en nota de prensa.

En  enero  de  2018,  la  Consejería  de  Agricultura  y  Medio  Ambiente  aprobó  la Autorización   Ambiental   Integrada   que   habilitaba   la   construcción   de   una macrogranja  para  la  cría  de 80.000  lechones  año,  destinados  a  su  posterior engorde en otras granjas y al sacrificio en el cercano matadero de Incarlopsa, en Tarancón. Pese a la autorización, según los recurrentes, esta instalación lleva 15 meses parado.

El  proyecto,  que  incluía  varias  construcciones, una  balsa  de  purines  y  una incineradora, generó un importante rechazo en el municipio. "En primer lugar, por  la  falta  de  información  a  los  vecinos,  que  supieron  del  proyecto  por  la publicación  del  Diario  Oficial  de  29  de  ener   y en  segundo término,  al conocerse  que  tanto  esta  instalación,  como  una  segunda  granja  de  menor dimensión,  se  proyectaban  sobre  unas  antiguas  tierras  del  alcalde,  el  popular Acisclo Jiménez", explica la nota de prensa de los vecinos denunciantes.

El 26 de febrero se presentó un recurso de alzada suscrito por estas cinco personasque semanas  después  movilizaron  a  sus  convecinos  y  fueron  el  embrión  de  una asociación vecinal, hoy muy activa. "Basta  leer  la  primera  página  del  recurso,  con  26  folios  de  exposición  y  varios anexos,  para  identificar  a  los  cinco  recurrentes  y  la  fecha  de  presentación  del mismo:  26  de  febrero  de  2018 y  registro  de  entrada  número  596394.En  un prolijo y documentado texto se advierten las notables deficiencias detectadas en el procedimiento de evaluación ambiental".

"No hubo respuesta al recurso", relatan los vecinos, que en paralelo han iniciado una  campaña  de recogida de firmas y dos meses después se constituyó una Asociación para la Defensa de la Economía Responsable de Almendros (ADERA) a la que se fueron sumando hasta cerca de 250 vecinos de la localidad.

Este fin de de semana ha tenido una reunión de socios a la que asistieron un centenar de personas. El objetivo era sumar apoyos y fondos para sufragar los gastos de una hipotética defensa-como así ha ocurrido-demanda ante el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha.

Con  fecha  29  de  mayo,  los  cinco  recurrentes  solicitaron  a  la Administración certificación de "silencio administrativo" para proceder, como así se hizo, para entablar recurso contencioso administrativo ante el TSJ de Castilla-La Mancha. El 5 de junio de 2018 quedó registradala solicitud en la Consejería. "En  este  contexto  de silencio  a  las  múltiples  reclamaciones,  en  primera instancia a los recurrentes,  y después a otras  interpelaciones al consejero de Agricultura  realizadas  ya  por  parte  de  la  nueva  asociación  creada, sorprende que, una vez conocida la admisión a trámite del TSJ de la causa contra la macrogranja, la Consejería de Medio Ambiente se haga presente, casi ocho meses  después,con  un  escrito  que desestima  el  recurso  de  alzada  de febrero aduciendo criterios de forma y sin pronunciarse sobre el fondo del asunto".

Sorpresivamente, en el oficio de 2 de octubre de 2018 que firma por delegación del consejero la Secretaria General, Juana Velasco, "se explican las dos causas de  la  desestimación: en  primer  lugar  por  ser  presentado  por  una  persona enrepresentación de la entonces inexistente asociación ADERA; y, en segundo lugar, por presentarse fuera de plazo, en concreto –dicen-el 3 de mayo de 2018. Ambos datos son manifiestamente erróneos".

La  "tardía  e  insólita  respuesta  de  la  Administración"  ha  dejado  perplejos  a  los recurrentes, que  no  adivinan  a  conocer  como  la  contestación  introduce  esos explícitos "errores de hecho".El haber  incurrido en dichos errores ha obligado a los recurrentes a acudir en amparo a una figura excepcional como es el recurso extraordinario de revisión que  consiste  en  recurrir  actos  firmes  en  vía  administrativa  cuando  concurren esas  circunstancias,  previstas  en  el  artículo  125.1  de  la  Ley  39/2015  de  1  de octubre   de   Procedimiento   Administrativo   Común   de   las   Administraciones Públicas.Este recurso será dictaminado por el Consejo Consultivo de Castilla-La Mancha.

A juicio de los recurrentes, "cuesta pensar que dichos errores de bulto se hayan deslizado involuntariamente" sino que se ha podido producir "una mal disimulada actuación prevaricadora".

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus