16/05/2019
Alcarria

Caminantes recorren los 35 kilómetros que unen Cuevas de Velasco con el Santuario de las Angustias

Ese el segundo año consecutivo en el que se hace este peregrinaje

Caminantes Cuevas de Velasco

Por segundo año consecutivo una veintena de caminantes de Cuevas de Velasco  ha recorrido la distancia de 35 kilómetros que unen  esta  localidad alcarreña con el Santuario de la Virgen de las Angustias, en Cuenca capital.

Lo que empezó el año pasado con una promesa personal de Laura, acompañada de un grupo de personas de Cuevas de Velasco, ha tenido continuidad y lleva camino de convertirse en una cita  a repetir cada mes de mayo.

La caminata tenía lugar el pasado sábado y partía a las 6 de la mañana de la plaza de Cuevas de Velasco. El trazado discurría por caminos entre verdes siembras y pequeños pinares hasta llegar a la localidad de Jábaga.

Tras cuatro horas de recorrido y unos 20 kilómetros en las piernas, los caminantes hacían parada en Jábaga para coger fuerzas y afrontar el último tramo hasta cumplir su objetivo.

Desde el pueblo de Jábaga continuaron atravesando el Pinar hasta llegar a la zona de Albaladejito donde,  tras cruzar el río Júcar y ya con el calor apretando fuerte,  siguieron por la zona de El Terminillo para entrar en la capital por la Ronda Oeste, el paseo fluvial y salir al barrio de  San Antón. La Iglesia de la Virgen de la Luz daba la bienvenida  a los caminantes que afrontaban los últimos metros hasta la subida al Santuario de la Virgen de las Angustias.
Allí les recibían representantes de la Hermandad del Santuario de la Virgen de las Angustias que amablemente, abrían las puertas de la ermita por segundo año consecutivo para dar la bienvenida a los caminantes de Cuevas de Velasco. Junto a la Virgen el estandarte del Cristo de la Misericordia de Cuevas de Velasco, también traído a propósito  para escenificar la hermandad entre ambos.
En el interior del Santuario Laura -que gracias a su promesa plantó la semilla de esta iniciativa que lleva camino de convertirse en tradición- dirigió unas palabras a los asistentes agradeciéndoles que de nuevo se unieran a esta caminata "de armonía, generosidad y felicidad". En su intervención mención especial a las personas que sufren cáncer y a la fuerza que cada uno de los caminantes aprovecharon para enviarles.
Un año más este grupo de Cuevas de Velasco cumplió su objetivo y ya lucen en sus muñecas la pulsera con la frase que describe el espíritu de la caminata "Huellas en el corazón", las que deja esta bonita experiencia grupal. El año que viene  prometen volver.
 

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus