15/06/2017

Así votó Cuenca hace 40 años en las primeras elecciones del actual período democrático

Los conquenses votaron masivamente "con ilusión y orden" en las elecciones generales del 15 de junio de 1977, en las que UCD consiguió tres diputados y otros tantos senadores y el PSOE un representante en cada cámara 

Este 15 de junio se cumplen 40 años de la celebración de las primeras celebraciones generales de la actual etapa democrática. Con la Constitución todavía por aprobar los españoles fueron llamados a las urnas para elegir a sus representantes en las Cortes, Congreso y Senado, que serían precisamente los encargados de poner en marcha la Carta Magna y diseñar la estructura de un Estado que transitaba por aquel entonces desde la dictadura franquista a un régimen democrático.

Y entre esos españoles convocados a votar estaban, lógicamente, los que habitaban la provincia de Cuenca. En aquel 1977 eran 151.099 de ellos los que tenían derecho a voto, casi 4.000 menos que los que lo pudieron ejercer en los más recientes comicios de la misma naturaleza, los de junio de 2016.

La campaña

La campaña, según consta en una recopilación que elaboró El País al finalizar, dejó varios mitines multitudinarios en tierras conquenses. El 4 de junio el socialista Felipe González congregó en la capital a 5.000 simpatizantes criticando la brevedad del tiempo previo y el "derechismo" de la radio y la televisión.

Tamames, que todavía no se había caído del caballo y abrazado el liberalismo, habló ante un auditorio de 3.000 personas en mayo defendiendo la opción comunista  y Tierno Galván, entonces encabezando el PSP, ante 600 más 300 que quedaron fueron del aforo del local.

Cuatro diputados, igual que Albacete o Salamanca

El censo ya estaba desdentado por la masiva emigración rural a los focos industriales de Madrid y las entonces regiones periféricas pero pesar de eso la circunscripción conquense contaba por aquel entonces con cuatro diputados nacionales, uno más que actualmente. Tenía los mismos representantes en la Cámara Baja que, por ejemplo, Albacete, Burgos, Salamanca y Lérida aunque la desigual evolución demográfica haya propiciado que Cuenca haya perdido peso específico en la institución respecto a esas provincias.

La participación en las 342 mesas instaladas alcanzó el 84,91% del censo. Un porcentaje que superó en más de seis puntos la media de España. Aquel comportamiento se transformaría después en tendencia y más tarde en constante: en Cuenca siempre la abstención ha sido inferior a la del conjunto de la nación. Las crónicas periodísticas de la época destacaron que la jornada se desarrolló "con orden" pero, sobre todo, "con ilusión".

Otra constante inalterada durante todas las citas electorales generales posteriores comenzó a fraguarse también en aquel 15-J: el reparto de escaños siempre fue bipartidista. La tarta electoral siempre se ha repartido en territorio conquense entre las siglas del centroderecha y las de la socialdemocracia. En concreto en aquel 1977 tres diputados correspondieron a UCD y el cuarto que quedaba en liza al PSOE.

UCD vencedora con 33 puntos de ventaja y reparto bipartidista

La coalición ucedista, que llevaba a Adolfo Suárez como candidato a la Presidencia del Gobierno, fue respaldada en estas latitudes por 70.550 votos, el 55,89% de todos los válidos. Aventajó en más de 33 puntos a la segunda fuerza, al PSOE de Felipe González, que recolectó 28.350 papeletas. La tercera posición, ya sin representación, correspondió a la derechista Alianza Popular de Manuel Fraga con 10.277 votos (8,14%) y la cuarta al Partido Comunista de España de Santiago Carrillo, con 7.927 (6,28%).

El resto de apoyos se diluyeron en la sopa de siglas entre las que pudieron elegir los conquenses: Reforma Social Española, Partido Socialista Popular-Unidad Socialista, Coalición Electoral de la Democracia Cristiana, Fuerza Nueva, Alianza Socialista Democrática, Falange Española de las JONS Auténtica, Asociación Círculos San Antonio, Frente Democrático de Izquierdas y Falange Española Independiente. Hubo trece opciones para elegir, cuatro más que en la cita de 2016.

El dibujo provincial difirió parcialmente del nacional. En la parte como en el todo UCD ganó y el PSOE le secundó pero la distancia en Cuenca fue mucho mayor que en España. Y en el resultado global el bronce fue comunista y el cuarto puesto de AP.

Primeros diputados

Con estos datos, consiguieron asiento en la Carrera de San Jerónimo en representación de los conquenses los diputados ucedistas Gervasio Martínez-Villaseñor, Manuel Sevilla y Ángel Martínez Soriano.

El primero, abogado de profesión, sería diputado en otras cuatro legislaturas más: en una con UCD y en en tres ya dentro del Grupo Parlamentario Popular, desde 1989 hasta el 2000. También fue senador por AP de 1986 a 1989. El mismo trayecto desde la coalición centrista a las filas populares lo harían otros muchos compañeros.

Sevilla, licenciado en Químicas, pasaría al Senado en la legislatura siguiente desde donde fue uno de los principales defensores de la separación de Madrid y el resto de provincias de Castilla La Nueva en dos autonomías diferentes.

Soriano, fallecido en 2012, ejerció entre otros cargos financieros el de director general de la Caja de Ahorros Provincial y había sido concejal del ayuntamiento de la capital en los años 60 y 70, cargo desde el que impulsó la Semana de Música Religiosa. Muy vinculado a la Semana Santa, fue pregonero en 1981 y secretario de la Junta de Cofradías.

El escaño socialista llevó el nombre de Virgilio Zapatero que, aunque palentino de nacimiento, se vinculó a Cuenca por vía marital ya que su mujer era taranconera. Repetiría cargo, demarcación y partido hasta 1994.  El que llegó a ser ministro de Relaciones con las Cortes en el gabinete de Felipe González y rector de la Universidad de Alcalá ha sido noticia en los últimos años por ser uno de los usuarios de las llamadas tarjetas black de Caja Madrid, caso por el que fue condenado a ocho meses de cárcel.

El Senado

En las mesas electorales de aquellos pioneros comicios había dos urnas. Una de ellas recogía las preferencias de los ciudadanos para la composición del Senado que, entonces como ahora, se elegía por un sistema de listas semiabiertas.

Eran también cuatro los escaños en juego (de manera idéntica al resto de provincias peninsulares) y se repitió la misma distribución que en el Congreso: tres para UCD y uno para el PSOE.

En las filas de Suárez resultaron elegidos Rodrigo Lozano de la Fuente (66.298 votos), Andrés Moya (65.085) y Rafael Mombiedro (59.425). El escaño socialista fue para una mujer: Amalia Miranzo (45.186 sufragios) fue la primera parlamentaria conquense de este período democrático. Era la única opción de las siglas socialistas. En quinta posición, el primero del descarte, quedó Jaime Miralles de la Alianza Liberal con más de 20.000 votos. El Partido Comunista tenía como único candidato al escritor pricense Diego Jesús Jiménez -pasados los años Premio Nacional de Poesía- que cosechó 19.011 apoyos.

También presentaron candidatos a la Cámara Alta por la circunscripción organizaciones como Alianza Popular, el PSP de Tierno Galván y José Bono, la Democracia Cristiana, Reforma Social Española, Fuerza Nueva y la Alianza Socialista Democrática.

Los elegidos no fueron precisamente desconocidos de la política conquense, ni la anterior ni la posterior. El médico Lozano de la Fuente había sido el alcalde de la capital que cedió las Casas Colgadas para la creación del Museo de Arte Abstracto y también ocupó, durante el tardofranquismo, la presidencia de la Diputación Provincial.

El recientemente fallecido Moya, también ginecólogo, había sido primer edil por designación entre 1967 y 1974. Repitió en el cargo, ya elegido democrática, entre 1979 y 1983 por UCD y desde 1987 a 1991 bajo las siglas de Alianza Popular, aunque en calidad de independiente.

Mombiedro, licenciado en Farmacia, había sido procurador familiar en las Cortes franquistas y presidente del Sindicato Provincial de Industrias Químicas y gobernador civil en la provincia.

La socialista Miranzo, que murió hace casi tres años, era licenciada en Físicas y profesora de Enseñanza Media. La única presencia femenina entre los socialistas del Senado en la legislatura constituyente y secretaria general de UGT en Cuenca de 1980 a 1983.

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus