02/05/2019

Así sería el parlamento de CLM con datos de las generales: PSOE (12), PP (8), Cs (6), Vox (5) y UP (2)

Sumarían para la mayoría absoluta un acuerdo entre PSOE y Ciudadanos o un pacto a la andaluza (PP+Cs+Vox)

Si los castellano-manchegos votasen exactamente igual el 26 de mayo en las elecciones autonómicas que como lo hicieron el 28 de abril en las generales el parlamento autonómico estaría compuesto por doce diputados del PSOE, ocho del PP, seis de Ciudadanos, cinco de Vox y dos de Unidas Podemos.

Los socialistas se dejarían tres escaños respecto a los anteriores comicios de 2015, el PP perdería la mitad (de 16 a ocho) y Podemos se quedaría con la misma representación. Tanto naranjas como voxistas se estrenarían en un parlamento que sería el más plural y fragmentado de la historia de la autonomía.

Una distribución que impediría repetir la mayoría que sustenta actualmente el Gobierno autonómico ya que la suma de socialistas y podemistas se quedaría a tres escaños de los que 17 que marcan la mayoría absoluta. Sí que sumaría un acuerdo entre PSOE y Ciudadanos (18 escaños) o un pacto a la andaluza (PP+Cs+Vox), con 19 diputados. También lo haría una improbable 'gran coalición' a la alemana con PSOE y PP en el mismo Ejecutivo y 20 asientos de respaldo. 

Cuenca: 2-1-1-1

En el caso de Cuenca, donde hay cinco diputados regionales en liza, el PSOE conseguiría dos escaños, los mismos que tiene actualmente. El PP bajaría a un único representante (actualmente tiene tres) y entrarían en el reparto Vox y Ciudadanos, con un escaño cada uno. Los naranjas lo lograrían a costa de los populares por un margen de 912 votos.

En Albacete PSOE y PP empatarían a dos escaños a pesar de los casi diez puntos de porcentaje de voto que separan a los primeros de los segundos. Entrarían también Ciudadanos y Vox con un diputado cada uno. La confluencia de Podemos, IU y Equo se quedaría fuera por 1.130 papeletas, la distancia a la que se quedan de arrebatarle un escaño a los populares.

En Ciudad Real el PSOE alcanzaría tres diputados frente a dos del PP, uno de Ciudadanos, uno de Vox y uno de Unidas Podemos.

El reparto en Guadalajara sería exactamente igual que el de Cuenca: dos PSOE, uno PP, uno Cs y otro para Vox.

Y en Toledo la distribución sería la siguiente: PSOE (3), PP (2), Cs (2), Vox (1) y Podemos (1).

Diferentes comportamientos entre autonómicas y generales

La proximidad de ambas citas, con menos de un mes de diferencia, convierte a las generales en una aproximación de lo que pueda suceder el 26 de mayo aunque la historia electoral demuestra que el comportamiento electoral no es mimético y que en los comicios regionales los socialistas suelen tener mejores resultados que en los nacionales y los populares al contrario. Por ejemplo, en junio de 2016 el PSOE tuvo 330.254 votos en las generales cuando en mayo del año anterior sus candidaturas autonómicas habían recibido el respaldo de 395.594 ciudadanos. El PP, por el contrario, obtuvo 410.886 votos en las autonómicas que en las generales se convirtieron en 475.118 sufragios.

Otra incógnita que puede modificar el resultado es el comportamiento del llamado voto útil, el de ciudadanos que desechan la que sería su opción inicial por otra que tiene más posibilidades de conseguir representación. En las autonómicas las circunscripciones tienen más diputados a repartir (Cuenca pasa de tres a cinco, por ejemplo) por lo que las opciones de conseguir escaño para terceros, cuartos, quintos y sextos partidos crecen. 

Galería

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus