02/03/2018

Agradecimiento al personal de la residencia de la Tercera Edad de Montalbo

En nombre propio y en el de mi familia, no tenemos palabras de agradecimiento sincero a todo el personal tan cualificado, así como a la humanidad y el cariño con que han tratado a mi madre, Mª del Pilar, a quien seguimos llevando en el corazón.  El pasado día   25 de enero fallecía en la residencia de la Tercera edad de  fue  el día de su ingreso, un sentimiento de gratitud para la  RESIDENCIA DE LA TERCERA EDAD Y SU PERSONAL queremos  ahora airear ese  sentimiento de gracias por el apoyo sincero y ayuda constante brindado por personas que aman su trabajo, buenos samaritanos de los ancianos. Sólo así es posible transmitir dignidad y ternura .Todos, mayores y sus familias, podemos sentir esta Residencia como un especial lugar, querido y entrañable a la vez. Cuando alguien  entra por sus puertas, realmente se  encuentra como en casa. Para público conocimiento  y acaso estímulo de  quienes se ven obligados por las ciscunstancias a tomar esa siempre penosa decisión de sacar de su casa y su entorno a un ser querido.

Solo deseamos, mi familia y yo, que todos vosotros, equipo profesional de la Residencia de Montalbo, sigáis haciendo el bien. Es una labor delicada y llena de amor, ayudar a nuestros mayores. Cada uno de ellos tiene nombre y apellidos, un rostro concreto, su propia historia personal, lo que les hace únicos e irrepetibles.

Que con vuestras vidas, déis voz a quienes hoy no la tienen en nuestra sociedad. Seguid siendo una mano amiga y acogedora, llena de calidez y ternura para cuantos la necesitan. Continuad ofreciendo un abrazo afectuoso y fraternal.

Miro hacia adelante en el tiempo,  mi deseo de que cada hombre o mujer que pasa por esa Residencia sea tratado con ese mismo amor y respeto con que ya lo hacéis.


Ante los hechos verificados en nuestras visitas, desde el primer momento hemos comprobado que se  encontraba  muy bien  y que como ella misma nos decía se sentía  aceptada y querida por todo el personal y por todos los ancianos. Ciertamente Pilar tenía un carácter muy abierto y muy alegre y era una persona agradable y querida siempre por los que la han tratado. Pero eso ni ha evitado que a veces diera su quehacer, ni nos dispensa de agradecer sinceramente sus cuidados y atenciones de manera particular a todo el personal que la ha atendido por la humanidad y el cariño con que lo han hecho. Y al mismo tiempo por el apoyo y ayuda que nos han prestado a la familia, pues solo personas que aman su trabajo  y se entregan  a él con generosidad pueden  hacerlo así, tratando siempre a los ancianos , no solo con respeto, sino también con dignidad y con la ternura que merecen en su desvalimiento,

Algo que nunca le ha faltado a Pilar para que pudiera sentirse como en su propia casa, sin echar demasiado en falta el cariño y a cercanía de los más suyos.

Por eso deseamos mi familia y yo agradeceros vuestro servicio y desearos que sigáis haciendo el bien en esa labor delicada y que a cada uno que pasa por esa residencia sea tratado con ese  mismo amor y respeto con que lo hacéis y fue tratada Mª del Pilar.

Dios os bendiga siempre en vuestro servicio con numerosos ancianos en vuestras manos, os lo merecéis.

 

Mª Rosa Murcientes Pérez es carmelita misionera teresiana

 

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus