16/07/2017
Fútbol

"Me gustaría que el Conquense fuese referencia en la provincia y la región, no sólo en la capital"

Entrevista con Luis Ayllón, nuevo entrenador de la Unión Balompédica Conquense

 

Luis Ayllón. Foto: L.C.

La Unión Balompédica Conquense inicia este lunes el largo camino en el que buscará el ascenso a Segunda División B. La pretemporada está ya siendo preparada por el nuevo técnico blanquinegro, Luis Ayllón (Barajas de Melo, 1983), que en esta entrevista analiza los objetivos para el año que viene y dibuja al Conquense que va a buscar, entre otros asuntos.

¿Qué objetivo se ha fijado para la próxima temporada?

Sólo por la entidad a la que representamos y por la que estamos trabajando, los objetivos tienen que ser ambiciosos y altos. No nos ponemos tope, pero sí que estamos muy concienciados de que hay que estar lo más arriba posible.

¿Qué sería un éxito y qué sería un fracaso?

Hablar de éxitos y fracasos antes de ni haber empezado la competición... Sí que te puedes marcar unos objetivos ambiciosos, en los que el éxito es quedar entre los cuatro primeros, jugar playoff e intentar estar en posibilidad de ascender de categoría. Yo creo que ya sería un objetivo ambicioso y que vamos a intentar cumplir.

Pero tampoco nos vamos a marcar que hay que quedar entre los cuatro primeros sí o sí, nosotros queremos quedar lo más arriba posible. Si es campeón, pues mucho mejor, pero hay que ser realistas, hay equipos que se están reforzando mucho con grandes presupuestos, buenos jugadores y que van a tener los mismos objetivos que vamos a tener nosotros.

Con lo cual, creo que es muy pronto hablar hoy por hoy de posición en la tabla y que el paso de las jornadas y partidos nos irá poniendo a cada uno en nuestro sitio.

"Es muy difícil trabajar a baste de talonario con los recursos económicos que disponemos"

¿Qué proyecto trae a Cuenca?

Entiendo que el fútbol es inmediatez, es cortoplacismo. Hay que sacar resultados una jornada sí y otra también, y estar arriba agradando e intentando jugar bien y sacar el resultado. Queremos poner ya las primeras piedras de este proyecto con un claro acento conquense, y desde el cambio de la Junta Directiva se está apostando por gente de Cuenca. Queremos empezar a consolidar esos pasitos que se van dando con gente de aquí de Cuenca, y complementarlo con lo que nos pueda hacer falta de fuera. Pero la idea es tener un proyecto sólido de base, empezando por el juvenil y el cadete.

El fútbol está evolucionando a que te tienes que generar tus propios recursos, tus activos, porque trabajar a base de talonario, ahora mismo con los recursos económicos que disponemos, es muy difícil. El fútbol tiende a que nosotros formemos nuestros jugadores y que ellos estén preparados para competir en la categoría que el primer equipo esté marcando. Si puede ser Segunda División B en un medio plazo, pues mucho mejor que Tercera. 

Lo primero que hizo cuando llegó a Cuenca fue pedir una oficina, toda una declaración de intenciones. ¿Cómo se define como entrenador?

Muchas veces, cuando hablamos de profesionalidad, sólo tenemos en cuenta los recursos económicos, pero para tratar de hacer un trabajo profesional, muchas veces con la voluntad de la gente que te rodea, del sitio donde vayas y la disposición de otro tipo de recursos se puede dotar a un equipo y empezar a trabajar con la mayor profesionalidad posible, sin perder nunca la perspectiva y sabiendo dónde estamos.

Tener un sitio de trabajo para poder atender a la prensa, a los jugadores y reunirme con mi cuerpo técnico es fundamental. Un sitio de trabajo que tenga unas condiciones mínimas, con una mesa, una silla y que pueda tener de aquí a poco Internet. Porque si manejamos un grupo de trabajo multidisciplinar que cada miembro va a tener sus funciones, tiene que haber mucha comunicación y un ambiente de trabajo bueno. Y el ambiente de trabajo se empieza construyendo por el propio lugar.

"Me gustan mucho los equipos alegres, que proponen"

¿Cuál es el tipo de fútbol que le gusta sobre el campo? ¿Qué carácter imprime a sus equipos?

Siempre he dicho que hay cosas que dentro de lo que quiero transmitir como técnico son innegociables, como la intensidad, la concentración y el ritmo. Me gustan mucho los equipos alegres, que proponen. También hay que decir que adaptaremos mucho nuestro estilo y nuestra forma a la plantilla contra la que jugamos. Siempre con unas directrices predeterminadas que sí que vamos a tener que cumplir, porque desde mi forma de ver el fútbol son innegociables, pero a partir de ahí espero que este año podamos ver un Conquense que propone, que no espera, que va a buscar los partidos y que trata de llevar la iniciativa en el juego.

El año pasado dirigió al filial del Toledo hacia su salvación y este año pilotará un equipo en busca del ascenso en la misma categoría. ¿Qué cambia?

El año pasado nosotros, a pesar de que muchos partidos sabíamos que seríamos menos competitivos que si hiciésemos otra cosa, lo que nunca hicimos fue renunciar a lo que estábamos buscando, a la idea estructural del club y lo que se había marcado con el primer equipo. Porque el año pasado, lo que buscábamos con el filial del Toledo era generar futbolistas para el primer equipo, siempre teniendo en cuenta la competición como un proceso más de formación del futbolista, pero sin perder el objetivo principal, que para nosotros era sacar jugadores.

Y sobre todo, que éstos tuvieran una transición dulce entre el filial y el primer equipo, que notasen la menor diferencia posible respecto a la forma de entrenar, al modelo de juego y a lo que estamos pidiendo, que al fin y al cabo, era que los entrenadores del primer equipo, el filial y el juvenil hablasen el mismo idioma, con una idea unificada pese a distintos objetivos. Con esto en mente, hicimos cosas en algunos partidos que nos hicieron ser menos competitivos en algunas situaciones. Creo que es importante no renunciar a un estilo.

¿Hay alguna receta para triunfar en Tercera División?

La Tercera División es una categoría complicada, porque al final es un fútbol muy físico, donde los campos en muchas ocasiones tienen dimensiones reducidas, con superficies difíciles de jugar, como con hierba artificial de primera generación, con lo cual los botes, las alturas y las distancias cambian, y son cosas que hay que tener muy en cuenta.

Luego, hay equipos que su estilo de juego, por lo que son y la categoría en la que están, son más resultadistas que vistosos, o que pueden tener otro objetivo más allá que mantener la categoría y utilizan muy bien sus armas. Al final, en la Tercera División el juego directo y el balón parado son determinantes a la hora de ganar o perder los partidos. A lo largo de estos años lo hemos percibido y está ahí, cualquier persona que vea un partido de Tercera División sabe que un balón parado o tres pelotazos o despejes orientados y ganar la espalda hacen ganar muchos puntos.

¿Lo dice como algo malo o como una posible estrategia?

Lo digo como algo que es una característica de Tercera División. Al final, los equipos que mejor se adaptan y los que mejor saben y tienen variantes para contrarrestar ese tipo de juego son los que están arriba, que van al final de liga regular poder optar a ascender de categoría.

¿Qué va a hacer su Conquense para contrarrestar este tipo de juego, buscar la posesión y el toque de balón?

Quiero tener un equipo que tenga un estilo definido pero que tenga variantes. Las dimensiones y las características de La Fuensanta no son iguales a las que nos vamos a encontrar en otros campos. Con lo cual, probablemente en otros campos y con el estilo de juego de otro equipo, trataremos de adaptarnos sin perder nuestra identidad.

En La Fuensanta haremos un tipo de juego y probablemente habrá partidos cuando salgamos fuera que tengamos que variar un poco nuestra forma para poder contrarrestar las posibles fortalezas del rival.

¿Qué porcentaje de importancia tendrá el buen juego y qué porcentaje tendrá buscar el buen resultado?

A mi me gusta el buen juego, pero al final en el fútbol se vive del resultado. Vamos a intentar buscar un compendio entre las dos cosas, un 50%. Lo ideal es tratar de jugar bien al fútbol y ganar. El resultado al final es lo que te marca, pero hay fórmulas para conseguir esos resultados que al final pueden ser atractivas para el espectador. 

Tiene experiencia como entrenador de las categorías inferiores del Athletic Club, Guadalajara, Azuqueca y la Federación de Fútbol de Castilla-La Mancha antes de su llegada al filial del Toledo. ¿Cómo va a plasmar este conocimiento en el nuevo proyecto que va a mirar más hacia los jugadores conquenses?

Creo que la importancia de las categorías inferiores esta ahí, en función de cómo está evolucionando el fútbol. Tenemos que crear, sobre todo, una buena estructura de trabajo a nivel de club. Estamos priorizando tener profesionales dentro de la estructura antes que traer jugadores con caché mucho más alto.

Lo que a mí me gustaría es que el Conquense no sólo fuese el club de referencia de la ciudad de Cuenca, sino de la provincia y de la región.  Ahí tenemos al Albacete, que está haciendo las cosas muy bien y por eso está teniendo esos resultados, el Toledo, que ya ha puesto las bases de un proyecto ambicioso y que está trabajando muy bien.

Tuve la suerte de poder vivir una de las épocas doradas del Guadalajara, con el ascenso al fútbol profesional del primer equipo, el fútbol juvenil en División de Honor, un filial con unas expectativas altas y un cadete que se convirtió en campeón de la liga regional. Al final, el Guadalajara empezó a manejar cifras de jugadores por encima de los 900.

Yo creo que pondremos unas buenas bases cuando todo el fútbol de Cuenca tenga el mismo objetivo, vaya hacia un mismo camino y logremos, cada uno con sus particularidades y su identidad, un objetivo común por el fútbol de Cuenca. Y eso se consigue haciendo mucho trabajo de cantera, generando muchos vínculos entre los diferentes clubes que puedan existir en la ciudad y en la provincia, haciendo jornadas de formación, captación... Al final, tenemos que nutrir a equipos que por presupuestos, trayectoria y dedicación puedan estar por debajo del Conquense y puedan ver en el Conquense un referente, y un equipo amigo, hermano y que sobre todo, que a nivel deportivo hay muchas cosas que no cuestan dinero y se pueden hacer. 

El Conquense comienza este lunes su pretemporada. ¿Qué ha preparado para ella?

Lo primero que estamos haciendo es confeccionar horarios e instalaciones donde vamos a desarrollarla. Partimos con un hándicap muy importante, que es que tanto La Fuensanta como el Luis Ocaña van a recibir obras y resembrado, con lo que vamos a tener que buscar partidos de pretemporada fuera de Cuenca. Durante toda la pretemporada tendremos como referencia el campo de La Bene, con casi todos los días con dobles sesiones de mañana y tarde.

Ahora estamos viendo todo el staff técnico los test que les vamos a hacer, viendo las tácticas y líneas de trabajo con todo el segundo entrenador. Ahora nos estamos intentando anticipar a los posibles problemas que podamos tener para dejar el menor detalle a la improvisación, que podamos planificar bien. Luego, todas las planificaciones están sujetas a cambios por el día a día, pero todo lo que podamos tener organizado es mucho mejor, sobre todo para que los jugadores se hagan una idea de lo que se van a encontrar durante este mes previo a la competición. También para intentar generar una serie de rutinas y hábitos que luego puedan trasladarse durante todo el año.

En el staff técnico cuenta con Ignacio Alfonso de segundo entrenador y con todo el bloque que viene de la pasada temporada.

Marcos de la Cruz estará de persona referente con los preparadores físicos; Nacho de a pie de campo, que también va a aportar mucho; Edu a pie de campo tambien; Luis Enrique, que es el médico, va a estar con nosotros siempre que pueda... Al final, creo que hemos hecho un grupo de trabajo bastante majo, con experiencia y que conoce la casa, completándolo con algún pequeño cambio pero bueno, si ya conocen la casa partimos con una ventaja importante.

"El año pasado el Conquense hizo un gran trabajo, y este año con nuestro estilo vamos a intentar igualar el resultado que tuvieron el año anterior"

Su llegada a Cuenca vino envuelta por la repentina marcha del anterior técnico, Pepe Poyatos. ¿Cree que esto puede significar discrepancias con su forma de trabajar dentro de la plantilla o de cara a la afición?

Todas las decisiones tienen una repercusión. Habrá gente a la que le haya sentado bien y gente a la que le haya sentado mal. Al final, es causa efecto y el primer sorprendido de mi llegada a Cuenca fui yo, y ya lo he dicho en varias ocasiones, que los números que hizo el Conquense el año pasado están ahí, fue una gran temporada a nivel deportivo.

No voy a entrar en polémicas porque yo no tengo que tomar ese tipo de decisiones, son otros las que deben tomarlas. Sí que quiero resaltar que el año pasado el Conquense hizo un gran trabajo, y este año con nuestro estilo vamos a intentar igualar el resultado que tuvieron el año anterior.

No creo que me pueda generar problemas con la plantilla, porque el jugador al final se tiene que adaptar a lo que hay y tiene que respetar las decisiones y el estilo de trabajo. Puede ser mejor, peor o igual, y ahí no voy a entrar porque al final son los jugadores los que se quedan con lo que les gusta o no les gusta.

Es un bloque grande de jugadores el que se mantiene de la temporada anterior y ya los conoce de haber jugado contra ellos el año pasado. ¿Qué falta por mejorar?

Es una base muy contratada de jugadores que ya tienen experiencia, muchos de ellos han jugado dos playoff seguidos a Segunda División B. Bastantes de los jugadores han estado en categorías superiores e incluso hay alguno que ha podido competir en la Liga de Fútbol Profesional. Tenemos que mantener esa base y luego complementar con tres o cuatro futbolistas que nos puedan dar ese salto de calidad, que nos aporten ambición y competitividad interna que a lo mejor el año pasado les ha podido faltar.

Falta por fichar un portero, un defensa que pueda jugar de lateral y un atacante. ¿Qué es lo que está buscando en ellos?

Busco jugadores versátiles, que puedan funcionar en varias posiciones. En la portería tenemos que suplir el problema de Iván, que por estudios no va a poder acompañaros; hemos incorporado a Álvaro de tercer portero, juvenil de primer año en el que tenemos unas expectativas muy altas puestas en él. Y va a haber también cinco chicos del juvenil que van a estar haciendo toda la pretemporada prácticamente con nosotros y que a lo largo del año se irán alternando.

Queremos buscar algún puesto específico, como un jugador de tres cuartos hacia arriba, que pueda jugar por dentro y en banda, y un central que pueda hacer funciones de lateral.

Vamos a dejar también un par de fichas libres por si en algún momento consideramos que tenemos alguna necesidad.

"No sólo estamos buscando jugadores que nos den un nivel competitivo alto, sino que a nivel personal aporten, sumen en el vestuario"

¿Están ya en conversaciones con algún jugador en concreto?

Con muchos. No sólo estamos buscando jugadores que nos den un nivel competitivo alto, sino que a nivel personal aporten, sumen en el vestuario. No buscamos jugadores anárquicos, buscamos jugadores con mentalidad colectiva, que va a ser lo que tratemos de transmitir este año: el grupo por encima de todo.

Ya se ha fichado a Francisco Tomás, Carlos Bravo y David Rodríguez. ¿Qué cualidades destaca de ellos?

David es un centrocampista más defensivo que ofensivo, pero con buen trato de balón. Es un jugador muy intenso, con experiencia en jugar playoff, que viene de las categorías inferiores de Madrid y que puede aportar muchísimo en la medular. Carlos Bravo es un jugador de banda, puede hacer de segundo punta, tiene mucha profundidad y es muy incisivo, con gol y al que le gusta asociarse. Paco Tomás es un delantero referente que el año pasado ya hizo 17 goles en el grupo XVIII y no lo vamos a descubrir ahora. Tiene un gran talento, sabe asociarse y finalizar.

Creo que son tres jugadores que ahora mismo nos pueden dar el saltito de calidad que estábamos buscando. Pero al final, estos tres jugadores son buenos a nivel individual pero lo que vamos a buscar es que se integren y compitan a nivel grupal lo mejor posible.

¿Qué sintió la primera vez que llegó a La Fuensanta como entrenador? ¿Considera que esta es la mayor oportunidad de su carrera?

Que es una de mis grandes oportunidades está claro y es evidente, llevo mucho tiempo entrenando y es algo vocacional que hasta ahora he tenido que compaginar con otros trabajos. Porque el fútbol en estas categorías no da como para poder vivir. Sí que es cierto que este año haciendo un esfuerzo y dejándome llevar por mi vocación voy a tener dedicación exclusiva a este proyecto, con lo que me permitirá poder trabajar si cabe con más ahínco y dedicación. Tengo mucha ilusión por tratar de aprovechar esta oportunidad que se me brinda y hacerlo lo mejor posible. Todos sabemos que el fútbol es muy caprichoso y que al final no sólo cuentan las variables que puedes manejar, sino que al final hay otras que no manejas y que si se ponen en tu contra quizá no salga todo lo bien que se espera.

Es una gran oportunidad para mi para poder seguir creciendo como entrenador, que es lo que más me gusta, y si puedo crecer y progresar en mi casa y de la mano del Conquense para mí sería lo más bonito que me puede pasar.

"Soy un entrenador que me considero un técnico que actúa más por convicción que por imposición"

¿Cómo le gusta resolver los problemas que en ocasiones surgen en los vestuarios?

Lo que me gusta es dejar las cosas muy claras al inicio. Al final, dentro de un vestuario lo que firman jugadores y cuerpo técnico son pactos. Son pactos internos, normas y funcionamientos que ellos aceptan, porque lo primero que buscamos son jugadores comprometidos, que quieran ser futbolistas y a los que se les va a tratar y exigir como futbolistas.

A partir de ahí, siempre surgen problemas. Yo soy un entrenador que me considero un técnico que actúa más por convicción que por imposición. Me gusta mucho hablar con los jugadores, conocer la situación que tienen, porque creo que al final su situación personal puede repercutir en su rendimiento, y este a su vez repercute en mi trabajo. Me gusta ser un entrenador dialogante, me gusta escuchar y tratar de actuar por convicción. Luego, las decisiones las tengo que tomar yo y habrá jugadores que las compartan o no, pero las tienen que respetar.

Por poner un ejemplo práctico. ¿Qué haría si se entera de que uno de sus jugadores sale de fiesta la noche de antes del partido o fuma?

Para eso va a haber un régimen interno que nosotros vamos a hacer firmar a los jugadores. En función de lo que se haya establecido, actuaremos en consecuencia sin tener ningún tipo de miramiento. Lo que quiero proyectar desde el inicio es que aquí no hay nadie imprescindible, empezando por mi. Partiendo de esa base, se tomarán las decisiones que se tengan que tomar.

Ha habido algunas críticas por el hecho de que resida en Madrid y vaya y vuelva todos los días. ¿Se puede ser entrenador del Conquense viviendo allí?

Hasta ahora lo he hecho y no creo que por el hecho de vivir en un sitio u otro vaya a afectar a mi trabajo. Mi jornada laboral tengo muy claro cuándo empieza, no tanto cuándo acaba. Pero bueno, tengo mi vida, no sólo es el fútbol, tengo una familia a la que también tengo que dedicar tiempo porque al final todos somos personas y tenemos que tener nuestra vida. Creo que no es algo que determine cómo se vaya a trabajar.

¿Qué mensaje le gustaría enviar a la afición para cerrar esta entrevista?

Sobre todo, lo que quiero transmitir es que desde el cuerpo técnico se va a trabajar mucho, muy duro, intentando hacerlo bien. Vamos a intentar hacer un fútbol que agrade, que la gente se sienta identificada y quiera venir el domingo a La Fuensanta porque lo pasan bien, porque su equipo gana y porque les damos alegría. Creo que también esa sinergia entre equipo, afición y ciudad, vamos a intentar conseguirla entre todos y si todo eso lo metemos en el mismo paquete el rendimiento del equipo va a mejorar y todos vamos a estar más felices.

Galería

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus