17/06/2018

“Seguimos en peligro de desaparición, si lo olvidamos me estaré empezando a equivocar”

Entrevista del domingo con Luis San Juan, presidente de la Unión Balompédica Conquense

Luis San Juan

Luis San Juan es un optimista antropológico, siempre ve el vaso medio lleno. Asumió la presidencia de la Unión Balompédica Conquense con el club en peligro cierto de desaparición y con unas perspectivas cuanto menos dudosas en el terreno deportivo. Sin embargo en sólo dos años al frente de la Balompédica ha logrado asentar un proyecto deportivo ilusionante y ascender a Segunda División B. Tras el éxito del ascenso San Juan analiza en esta amplia entrevista la situación del club y las perspectivas económicas y deportivas del futuro más inmediato.

- Lo primero, enhorabuena por el ascenso y ¿Qué sensaciones tiene de lo hecho esta temporada?
Pues no puede ser otra que la del trabajo bien hecho. Siempre que al final haces un trabajo en el que crees y llegan los resultados las sensaciones son muy buenas, sientes que tu trabajo ha servido para algo.

- Después de un verano un poco tormentoso ha dado la impresión de que ha sido una temporada bastante apacible en la que se han ido cumpliendo progresivamente los objetivos marcados, quedando primeros del grupo y ascendiendo a Segunda B en la primera eliminatoria. ¿Ha sido tan fácil?
No, de ninguna manera. Aunque es verdad que desde el principio de temporada con el nuevo entrenador la tranquilidad de la directiva con él fue absoluta. El trabajo se  iba haciendo y, al final, el tiempo nos ha dado la razón. Hemos quedado primeros y hemos ascendido.

"Como gestor de vestuario, Luis Ayllón me ha sorprendido muy gratamente y creo que una gran parte de la responsabilidad en el éxito es de él"

- ¿Cuál ha sido la clave del éxito de este año?
La tenacidad de la directiva y el acierto de Luis Ayllón que, para mí, ha sido el mayor artífice del éxito porque el entrenador es quien gestiona el vestuario y quien decide quién y cuándo juega. En este sentido, como gestor de vestuario, Luis Ayllón me ha sorprendido muy gratamente y creo que una gran parte de la responsabilidad en el éxito es de él.

- Ayllón vino en el momento más complicado del año, después de la destitución de Poyatos.
Más que destitución; no renovación, que no es lo mismo. Nosotros no cesamos a nadie. No se renovó porque se creyó que el club necesitaba entrenar por las mañanas, que significaba profesionalizarlo, la palabra de la que tanto se ha hablado este año. La tranquilidad de los jugadores de poder entrenar con un horario fijo de lunes a domingo sabiendo  lo que iban a hacer cada semana ha sido importante y el resultado ahí está.

- Hablemos de lo que viene. ¿Era imprescindible ascender a Segunda B para que la Balompédica tenga asegurada su supervivencia?
Más que imprescindible era necesario, el que el club haya ascendido el segundo año de estar esta directiva  y encima cuando las obras de la Fuensanta también se terminan este verano ha significado que el club y el estadio vayamos otra vez de la mano. Llevamos 72 años juntos y por algo será.

- ¿La viabilidad económica del proyecto por qué pasa?
Por refinanciar la deuda con Hacienda, exclusivamente.

"La deuda con Hacienda llegó a estar en alrededor de 220.000 euros, ahora está en 150.000"

- ¿En cuánto consiste esa deuda y cómo se va afrontar?
La deuda con Hacienda llegó a estar en alrededor de 220.000 euros. Ahora está en 150.000 más o menos porque se liquidó esa diferencia. Evidentemente así no puedes estar, porque no sólo es que la subvención de la Federación se la coma directamente Hacienda sino que otras subvenciones no entran, ese es el problema. Nosotros llevamos dos años sin recibir subvenciones, dos años. Así que la viabilidad es pedir un préstamo, para lo que estamos hablando con Liberbank, que nos ha abierto las puertas y estamos negociando con ellos para ver si nos conceden ese préstamo y que, una vez liquidado y que tengamos notificación oficial de ello, poder acudir a las instituciones para poder recibir subvenciones.

- ¿Qué presupuesto va a tener la Balompédica para la temporada que viene?
El año pasado estábamos hablado de unos 240.000 euros y para la temporada que viene unos 100.000 euros más.

- ¿Es suficiente para afrontar con garantías una Segunda B?
No tenemos más dinero, a no ser que los ciudadanos de Cuenca nos quieran apoyar en masa, y desde aquí hago un llamamiento para ello. Está demostrado que esta directiva se ha dejado la piel para salvar al club.

- ¿Cuál es el objetivo a nivel de masa social para el año que viene?
1.946 socios, el año de fundación de la Balompédica. A eso es a lo que queremos llegar. Es una cifra preciosa con la que el club se salvaría y con la que podríamos competir mejor aunque el éxito deportivo no te lo asegura nadie. Mira el Toledo con el presupuesto que tiene cómo ha acabado en Tercera División.

- Esa sería una cifra histórica que nunca ha tenido el club.
Jamás pero este año se va a conseguir.

- Hay una campaña de captación de socios hasta el día 15 julio con precios de Tercera División.
De Tercera e incluso bajos para esa división. Lo que hemos hecho es agradecer a los socios lo que nos han apoyado estos dos años, pasando frío, con la Fuensanta en obras, y desde aquí quiero decir que no tengo palabras para expresar mi agradecimiento por lo que nos han apoyado estos dos años. Además también buscamos que con estos precios que los propios socios hagan de captadores de más socios.

- ¿Usted nota que está creciendo la identificación de los conquenses con la Balompédica?
Yo creo que cada vez más. Por lo que oigo en la calle, cada vez más. Este año vamos a dedicar también un esfuerzo importante al tejido social de la ciudad. Vamos a intentar estar más cerca de las asociaciones culturales y sociales de la ciudad porque la Balompédica lleva aquí 72 años, es el club deportivo más antiguo de la ciudad y vamos a intentar que hasta las personas que no les guste el fútbol puedan ser socios porque nos apoyen como se puede hacer con cualquier otra asociación de la ciudad. El deporte es una muy buena herramienta para introducir valores a la ciudadanía y, a fin de cuentas, tanto los jugadores como los directivos debemos pensar en eso, que somos unas personas en las que se fijan los jóvenes y que debemos intentar influir en la sociedad de una  manera positiva.

"La Balompédica lleva aquí 72 años, es el club deportivo más antiguo de la ciudad y vamos a intentar que hasta las personas que no les guste el fútbol puedan ser socios porque nos apoyen como se puede hacer con cualquier otra asociación de la ciudad"

- ¿Qué es antes, el huevo o la gallina? ¿Es la gente quien tiene que tirar para arriba del club o viceversa?
Creo que para que el club tire de los conquenses son muy importantes las Escuelas de Fútbol de la Balompédica. Creo que las Escuelas, que tienen casi 500 niños, nos están dando una visibilidad que antes no teníamos y nos está dejando entrar en los hogares de los conquenses. Al final, el club y la ciudad deben ir en paralelo, nosotros nos estamos introduciendo en  la sociedad por mediación de las Escuelas y desde aquí quiero agradecer especialmente la confianza están teniendo con nosotros la gente que participa en las Escuelas. Y esto se ve en la ciudad. Cada vez se ven más camisetas de la Balompédica por la ciudad, eso se ve, y al final son pequeñas vallitas de publicidad diciendo que esto está vivo y que aunque somos pequeños queremos crecer. Así que son ellos los que nos están ayudando a crecer.

- Me ha hablado de varias cosas que me gustaría abordar de manera individualizada. En primer lugar La Fuensanta, la obra eterna. ¿Cuándo vamos a ver por fin este estadio terminado? Porque además si algo es importante en Cuenca es que el estadio sea mínimamente confortable.
Claro, gran parte de culpa de que la Balompédica haya perdido cierto arraigo en la ciudad es que aunque parecía que entrabas en un estadio nuevo en realidad entrabas en una obra en la cual yo he visto señores de edad pasándolas canutas de frío y de incomodidad. Creo que va a ser muy importante el nuevo estadio, va a haber sorpresas en él.

- ¿Qué sorpresas?
Bueno, va a haber sorpresas, pero mejor no decirlas todavía e igual que las Escuelas de la Balompédica son un pilar fundamental en el crecimiento del club el propio estadio lo debe ser también. Lo dije una vez en junta directiva, que el estadio es el mayor inversor que puede tener el club. Este estadio se hizo porque el Conquense casi asciende a Segunda A y metió setenta mil personas en el Bernabéu y, en ese momento, los políticos empezaron a pensar que por qué  no hacían un nuevo estadio para este club. El otro día estuve con el presidente de la Cultural de Durango y él estaba sorprendido de que los políticos no pensaran en que, teniendo un estadio como este, tenían que invertir en nuestro club. Él decía que ya que tenemos esto hay que invertir en el club porque esto te puede llevar a Segunda A, donde sólo estar ahí supone 5 millones de euros de derechos de televisión. ¿Sabe la gente lo que sería que entrara en el club ese dinero?, estaríamos hablando de un salto estratosférico.

- ¿Es importante acertar con el horario de los partidos, sobre todo con la híper oferta deportiva que hay ahora mismo en televisión?
Con el horario de los partidos hay un problema básico que es que no podemos competir con equipos de Primera División, que juegan casi siempre por las tardes. Yo sé que a la gente de Cuenca, como nuestro himno dice, le gusta que la Balompédica juegue por la tarde pero el jugar por la mañana se ha comprobado que tiene dos ventajas. Una, que pueden ir más niños y otra que una vez que el estadio esté dignamente completado ya nos encargaremos la directiva de generar una oferta de ocio en el el campo para esas mañanas. Evidentemente, si tengo luz puedo acceder a jugar Copa del Rey, a estar en Segunda A, puedo acceder a jugar determinados partidos por la tarde y puedo acceder a otros eventos, cuántos más medios tengamos más posibilidades tendremos de crecimiento.

- Hemos hablado también de las instituciones, ¿cuál ha sido su respuesta después del ascenso? ¿Hay compromiso de ayudar al club?
Hay muchas ganas de apoyar a la Balompédica.

- ¿Podemos cifrar esas ganas, que es lo que realmente importa?
Cifrar todavía no (risas), pero hay muchas ganas porque han comprobado que tener un equipo en Segunda B les beneficia a ellos también. Somos el único equipo de Segunda B de toda la provincia y creo que es para sentirse orgullosos de él.

- En cuestiones deportivas hasta ahora hemos conocido bajas, ¿cuándo se van a conocer novedades de la plantilla?
Prisas no hay, al haber quedado primeros tenemos ventaja sobre otros equipos que todavía están inmersos en la fase de ascenso y nos podemos pensar las cosas tranquilamente. Los tiempos los tiene que marcar el míster y Alfonso y ya está. Es que confío tan plenamente en ellos que estoy seguro de que van a salir bien las cosas.

"Al haber quedado primeros tenemos ventaja sobre otros equipos que todavía están inmersos en la fase de ascenso y nos podemos pensar las cosas tranquilamente"

- ¿Cuándo se va a presentar el equipo?
Tenemos una serie de partidos de pretemporada que tenemos que hablar con el Ayuntamiento para ver si el césped está disponible y vamos a ver si logramos traer a un equipo de Primera para hacer el primer partido de pretemporada y si cuadramos el tema del césped para que esté en condiciones pues posiblemente pudiera ser ese día.

- ¿Sobre qué fecha?
Sería sobre el 25 de julio.

- ¿Y cuáles son los objetivos realistas, más allá de los deseos, para esta temporada?
Primero que podamos seguir una temporada más, que sobrevivamos una temporada más.

- ¿Seguimos en peligro de desaparición?
Por supuesto, que no se le olvide a nadie, porque en el momento que se nos olvide me estaré empezando a equivocar. Es que porque mañana nos den el préstamo no quiere decir que estemos salvados, es que luego hay que pagarlo y estamos hablando de treinta mil euros al año.

- ¿Y poniéndonos en la versión optimista de que vamos a continuar?
Pues mantenernos en Segunda B y todo lo que venga, mejor.

- ¿Y a medio plazo?
Por supuesto, atacar la Segunda A. Yo estoy convencido de que este equipo va a acabar en Segunda A. No sé si con este presidente o con otro pero va a acabar en Segunda A seguro, seguro. Y cuando esté en Segunda A, por cómo es la ciudad de Cuenca, por la situación geográfica que tiene, por como es el conquense, acabará estando en Primera y ese es mi pensamiento. En la primera entrevista que hice como presidente dije que a mí me gustaría estar en Segunda A en 6 ó 7 años, en 2 años estamos en Segunda B. Evidentemente, el año que viene podemos bajar a Tercera, por todas las dificultades económicas que tenemos y demás, pero que este equipo tiene posibilidades de subir a Segunda A es algo que yo tengo clarísimo.
 

Galería

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus