13/08/2017

“Es necesario que las administraciones aporten más al Consorcio, pero con que sigan igual me conformo”

Entrevista del Domingo con Daniel León, gerente del Consorcio Ciudad de Cuenca 

Daniel León. Fotos: Esteban de Dios

Aunque es un organismo extremadamente importante para todo lo que tenga que ver con la inversión en obras o cultura en el Casco Antiguo de nuestra ciudad, el Consorcio de la ciudad de Cuenca es quizá el gran desconocido en el engranaje institucional de la capital conquense. Daniel León, gerente del Consorcio desde julio de 2012, arroja luz en esta entrevista a las cuestiones más desconocidas del clavo ardiendo al que todo el mundo se agarra cuando de llevar a cabo un proyecto se trata en Cuenca.

Explíquenos qué es el Consorcio de la ciudad de Cuenca, porque seguro que hay mucha gente que todavía no lo tiene claro.

Es un consorcio de administraciones públicas integrado por aquellas que tienen competencias en la ciudad de Cuenca. Inicialmente, tras la declaración de la ciudad como Patrimonio de la Humanidad, se crea el Real Patronato de la ciudad de Cuenca bajo  la presidencia de S.M. el Rey y con la presencia de tres ministerios del Gobierno de España, tres consejerías del Gobierno de Castilla-La Mancha, la Diputación Provincial, el Ayuntamiento así como el Obispado y la Universidad de Castilla-La Mancha. El Real Patronato no es más que un organismo que dice que todas las administraciones se comprometen a trabajar en pro de la ciudad en tres vertientes: la protección y conservación del patrimonio, la difusión y auge de la cultura y el turismo. Esos son los tres ejes fundamentales. Pero el Patronato no tiene capacidad ejecutiva, así que en su constitución se dice que esas administraciones podrán constituir un consorcio para ejecutar las políticas de acuerdo a esos tres fines. De esa forma en 2005 se crea el Consorcio de la ciudad de Cuenca, que está constituido por el Gobierno de España, la Junta de Comunidades de C-LM, el Ayuntamiento y la Diputación. En el convenio por el cual se crea ese consorcio las administraciones se comprometen a aportar fondos anualmente para los fines ya comentados.

¿Cómo funciona?

El Consorcio funciona con un organismo superior que es el consejo de administración, en el que presidente es el alcalde de Cuenca, que se reúne dos veces al año, una en julio para aprobar las cuentas del ejercicio pasado y otra en diciembre para aprobar el presupuesto del ejercicio siguiente. Esas dos reuniones son obligatorias, aunque puede haber más. Está formado por tres ministerios del Gobierno de España, tres consejerías de la Junta de Comunidades, el alcalde y un concejal de la oposición del Ayuntamiento de Cuenca y el presidente y un diputado de la Diputación Provincial. Además hay un interventor del Estado, un abogado del Estado, un secretario y el gerente.

El consejo delega en la comisión ejecutiva, en la que hay un representante de cada una de las administraciones, está también presidida por el alcalde de Cuenca, al que se añaden una representante del Ministerio de Hacienda, así como un representante de la Junta de Comunidades, que suele ser el delegado en Cuenca, y el presidente de la Diputación. También están los cargos técnicos antes mencionados. Este órgano es el que realmente ejecuta los acuerdos y se tiene que reunir como mínimo 6 veces al año.

¿Cómo se toman esos acuerdos?

Por unanimidad, tal y como indican los estatutos.

¿Y quiénes votan?

Sólo los representantes de las administraciones, los cargos técnicos sólo realizan labores de asesoramiento.

¿Cuesta mucho trabajo llegar a acuerdos? Porque la unanimidad no es algo fácil de alcanzar y menos con administraciones gobernadas por partidos políticos distintos.

Curiosamente no es sólo el color político lo que determina la falta de acuerdo, hay veces que es cuestión de competencias de las administraciones, aunque sean del mismo color político. Cada administración vela por sus intereses legítimos y lo importante es que al final confluyen en el beneficio de la ciudad de Cuenca, a veces hay sus tensiones pero menos de las que pudieran parecer. De hecho a las pruebas me remito, cada vez que se aprueba algo es porque hay anuencia.

"Cuando se constituyó el Consorcio en 2005 el presupuesto acordado era de ocho millones de euros y ahora estamos en dos millones seiscientos mil"

¿Qué presupuesto tiene el Consorcio?

Anualmente cada administración consigna una cantidad destinada al Consorcio. Esa cantidad ha ido variando, cuando se constituyó el Consorcio en 2005 el presupuesto acordado era de ocho millones de euros y ahora estamos en dos millones seiscientos mil.

¿Y cómo se aporta?

El que más aporta es el Gobierno de España, que pone alrededor de un 60% y el 40% restante entre las otras tres administraciones. Por eso en los últimos cambios legislativos que ha habido desde 2014 para aumentar el control del Estado sobre este tipo de instituciones hemos pasado a depender del Ministerio de Hacienda, somos un organismo adscrito al Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas porque es el que más aporta al presupuesto del Consorcio.

¿Una vez que se toma un acuerdo en la comisión ejecutiva cómo se actúa?

Los proyectos se someten al dictamen de la comisión ejecutiva por petición de una de las cuatro administraciones. Si la comisión ejecutiva aprueba una actuación, inmediatamente ésta se pone en marcha. Otra cosa es la ejecución, que siempre tiene más complejidad, por eso algunas veces se tardan en ejecutar algunas actuaciones. Lo que hacemos son o actuaciones directas del Consorcio, bien obras o bien actividades culturales, para las que tenemos capacidad ejecutiva, o bien subvencionamos esas actuaciones. Cuando se crea el Consorcio ya existían diferentes instituciones vinculadas a las administraciones públicas que se dedicaban al fomento de la cultura y el turismo, entonces el Consorcio en lugar de crear una estructura administrativa para organizar eventos culturales y turísticos lo que hizo fue optar por las subvenciones a esas instituciones, y así, desde del principio, se subvenciona o se ha subvencionado a la Fundación de Cultura ciudad de Cuenca, el espacio Gustavo Torner, el Museo de las Ciencias, Semana de Música religiosa, en su momento la Fundación de Turismo, la Fundación Antonio Pérez y desde 2012 también la Junta de Cofradías. Luego hay otro capítulo para otras subvenciones que pueda haber, así como desde 2012 está vigente la convocatoria para subvenciones de concurrencia competitiva, porque antes se nos presentaban muchas peticiones de subvención y teníamos el problema de a quien se le daba y a quien no.

Con  una situación de la economía municipal ruinosa todo el mundo mira al Consorcio cuando se trata de hacer obras o actividades culturales. ¿Cómo se maneja una situación así, es mucha la presión que tienen?

Efectivamente hay mucha presión y esto genera dificultades porque las administraciones han descargado parte de sus competencias exclusivas en el Consorcio. Hay actuaciones que podrían llevarlas a cabo las distintas administraciones si llevarlas al Consorcio, porque además esto supone la posibilidad de que no salgan adelante si no se aprueban, y sin embargo cada vez más cosas se están descargando en el Consorcio. Lo que sí que está claro es que las distintas aportaciones de las administraciones cuando llegan al Consorcio pasan a una caja común y ya no decide solo uno, deciden todos. De hecho ha habido alguna vez problemas porque competencias que son exclusivas de una administración se han sometido al Consorcio y éste las ha rechazado y las ha devuelto a la administración correspondiente.

"No se adopta un acuerdo de inversión si no hay fondos para ello. Yo a cada comisión ejecutiva tengo que llevar un informe del dinero libre que hay disponible a día de esa comisión, no el que va a haber, el que hay."

¿Cuál es la situación económica real del Consorcio? Porque todos hemos oído que tiene mucho dinero pero no lo gasta ¿Es cierto eso?

Hay, pero cada vez menos, porque sobre todo en estos últimos tres años se han comprometido muchos fondos. En  primer lugar no se adopta un acuerdo de inversión si no hay fondos para ello. Yo a cada comisión ejecutiva tengo que llevar un informe del dinero libre que hay disponible a día de esa comisión, no el que va a haber, el que hay, y eso se lleva a rajatabla y ha facilitado que el Consorcio jamás haya dejado de cumplir una obligación presupuestaria. Si no hay fondos para una actuación, con el informe fiscalizador correspondiente, no se somete siquiera a votación.

En el momento en que se adopta un acuerdo se retiene ese presupuesto y ya no se pueden tocar. Otra cosa es que luego no se haga o cueste menos y se puedan liberar los fondos, pero de momento quedan bloqueados. ¿Qué pasa cuando son obras? Pues que muchas veces son procesos largos y que incluso no se sabe con exactitud lo que puede costar, así que de momento no se compromete ningún dinero pero se empieza con la documentación técnica y la elaboración de un presupuesto, pero nunca se contrata nada ni se compromete nada sin tener el dinero. El Consorcio tiene bastante dinero pero es que tiene casi todo comprometido.

¿Qué dinero tiene el Consorcio comprometido y qué dinero tiene libre?

Ahora mismo tenemos comprometidos diez millones ochocientos mil euros, guardados pero con un fin determinado aprobado por la comisión ejecutiva, y disponible hay un millón setecientos ochenta mil euros.

Vamos, que se está acabando el dinero.

Además tiene que haber dinero para el funcionamiento del organismo, que ronda los dos millones de euros, que por supuesto no se van a gastar, pero para garantizar la continuidad del organismo siempre se ha establecido un fondo de maniobra en torno a dos millones de euros sin comprometer.

"Lo que se ha manejado desde hace tiempo de un proyecto de remontes mecánicos, que puede ser de gran interés, con un coste aproximado de cuatro millones de euros es inviable que el Consorcio pueda afrontarlo"

Entonces ahora mismo el Consorcio ya no tiene ahorros, sino que tiene que funcionar con lo que es su presupuesto anual.

En efecto, por ejemplo lo que se ha manejado desde hace tiempo de un proyecto de remontes mecánicos, que puede ser de gran interés, con un coste aproximado de cuatro millones de euros es inviable que el Consorcio pueda afrontarlo porque no tenemos ese dinero, tenemos el presupuesto de reserva y el presupuesto anual. Que mañana llegan más fondos de las administraciones, fenomenal, pero a día de hoy no habría dinero para proyectos de esta envergadura.

O sea que para este tipo de proyectos tendría que haber un aumento en la aportación de las administraciones.

Efectivamente, porque hasta ahora se han ido haciendo proyectos más o menos importantes pero no con este coste. Por ejemplo la convocatoria de concurrencia competitiva en la que hemos dado subvenciones a más de veinte organizaciones del ámbito de la cultura ha costado cuarenta mil euros. Lo que ha pasado es que como una parte muy importante del presupuesto del Consorcio iba para obras, éstas llevan mucho camino y se tarda mucho más tiempo en ejecutar que otras actuaciones. Por eso hay mucho dinero comprometido y no pagado todavía. Además, por ser parte de la Administración estamos fiscalizados por el Tribunal de Cuentas y la Intervención del Estado desde que empezó el Consorcio. Y por supuesto con la absoluta seguridad de que pagamos, hemos llegado a pagar certificaciones de obra en tres días.

Pasemos a hablar de actuaciones concretas, porque posiblemente muchos ciudadanos vean determinadas actuaciones o eventos en la ciudad y no sepan que están ejecutados o financiados por el Consorcio. ¿Cuáles son los proyectos más importantes que ha llevado a cabo el Consorcio en estos últimos años?

Aparte de la actividad cultural que se ha subvencionado durante estos últimos años, hay que decir que los actos del 20 Aniversario de Cuenca Patrimonio de la Humanidad han sido subvencionados por el Consorcio con 350.000 euros, con lo cual si ha habido una serie de actuaciones especiales con motivo de esta efeméride ha sido en parte gracias al Consorcio. Otras actuaciones importantísimas han sido la restauración de los dos órganos de la Catedral o la restauración de la capilla del Sagrario. En cuanto a infraestructuras urbanas de la ciudad de Cuenca en los últimos años se  ha actuado en la rondas del Júcar y Julián Romero, la ocultación del cableado de la calle de San Pedro, la pavimentación de la calle Alfonso VIII, la restauración del Puente de San Pablo, también se ha actuado prácticamente todos los años en la limpieza de todos los alrededores de las dos Hoces, los miradores de la ruta turística y de San Isidro también los arregló el Consorcio y luego una actuación muy importante fue, por ejemplo la rehabilitación de la sede de la UIMP, que financió en su totalidad el Consorcio. También ha habido restauraciones de iglesias como la de la Merced o de edificios como la Casa de la Demandadera u obras como las de la plaza de Mangana o el Jardín de los Poetas, por no hablar del apoyo económico prestado tanto al Museo de las Ciencias como al Paleontológico. En fin muchos espacios urbanos y mucha actividades culturales que sería larguísimo enumerar aquí pero que han ayudado a mejorar nuestra ciudad.

¿En las Casas Colgadas también participa el Consorcio?

Ahí la redacción del proyecto ha sido financiado por el Consorcio con una subvención de 50.000 euros.

¿Y en qué proyectos está inmerso en estos  momentos el Consorcio?

Le digo los proyectos aprobados, con dinero comprometido y pendientes de algún trámite administrativo. Están pendientes la restauración de algunas partes de la zona de Mangana, incluida la torre por dentro, también la intervención en los paños de las murallas traseras de la Catedral, la adecuación de los espacios expositivos de la calle Santa María y calle Alcázar, es decir, la parte que ha quedado debajo de la plaza de Mangana que estaba pendiente de musealización. Se está ejecutando la obra de la fachada del Ayuntamiento de Cuenca, están pendiente de aprobación de un trámite la urbanización de la calle Severo Catalina (Pilares), la restauración de la iglesia de San Nicolás, la restauración de parte de la muralla medieval de la calle Santa Lucía, se acaba de terminar la rehabilitación de las fachadas de la ermita de San Isidro, está pendiente de aprobación la restauración del muro de Santa Catalina, está licitada la restauración de las fachadas del edificio de Palafox, está pendiente la urbanización de la calle Matadero Viejo, están pendientes de licencia el acondicionamiento de laderas y mirador del río Huécar del barrio del Castillo, la rehabilitación de los restos arqueológicos intramuros de la muralla del Alcázar, que es lo que queda desde la plaza de Mangana para cerrar el anillo a lo largo del Carmen, donde se hará un acceso a los restos arqueológicos que hay en los edificios que están detrás de la muralla, que es donde apareció el tesoro de Mangana, el acondicionamiento de la cueva refugio del túnel de Calderón de la Barca, con lo que crearemos un nuevo recurso turístico que se muestra muy rentable en los túneles de Alfonso VIII, en fin muchos proyectos que vamos a acometer en un breve espacio de tiempo.

Eso serían obras directas del Consorcio, pero luego hay que contar subvenciones que el Consorcio da a distintas administraciones. Al Ayuntamiento se la han dado subvenciones de distinta cuantía para proyectos como la rehabilitación del Alfar de Pedro Mercedes, el centro de la calle San Gil, también la restauración de la Escuela de Arte Cruz Novillo, una pequeña obra para poner unos columpios en la plaza de L'Aquila, la rampa de acceso a la sala 2 del Auditorio, también hay subvenciones a proyectos culturales como el Espacio Torner, a la Fundación Antonio Pérez, al Museo de las Ciencias y al Paleontológico, en fin una gran número de actuaciones que sumándolas todas suponen un esfuerzo económico muy importante y que completan esos casi 11 millones de euros que están comprometidos.

"Lo que ocurre, sin entrar en juicios de valor, es que la lentitud en la tramitación de las obras ha hecho que cada vez se den más subvenciones y se destine menos a obras directas del Consorcio."

Por lo que veo, cada vez el capítulo de subvenciones es mayor.

Lo que ocurre, sin entrar en juicios de valor, es que la lentitud en la tramitación de las obras ha hecho que cada vez se den más subvenciones y se destine menos a obras directas del Consorcio. Si estudiamos los proyectos financiados por el Consorcio en los últimos años antes había más obras de ejecución directa que subvenciones, pero poco a poco esto se ha ido revirtiendo y aunque todavía es superior el presupuestos para ejecución directa ya es prácticamente igual que el de las subvenciones. Muchas veces llegan peticiones al Consorcio que por su dificultad de tramitación o por las propias limitaciones estructurales del Consorcio se prefiere subvencionar que ejecutar directamente. Esto es una foto de cómo está, sin entrar en juicio de valor, pero eso es lo que hay en la actualidad.

Con los compromisos que tiene adquiridos el Consorcio está claro que el remanente está gastado y con unos ingresos de más o menos dos millones y medio de euros parece que a partir de ahora va a tener poco dinero. ¿Es necesario que las administraciones revisen su aportación para el Consorcio?

Sí, qué lo voy a decir yo, que sí. Viendo el nivel de exigencia de los trabajos que se nos encargan al Consorcio por supuesto que debería haber un esfuerzo de las administraciones por aportar más fondos, porque a partir del año que viene habrá que mirar muy mucho qué actuaciones se llevan a cabo porque ya no vamos a tener el colchón que hemos tenido hasta ahora. De hecho una necesidad imperiosa en Cuenca y que está de actualidad como son los remontes es algo en lo que se tendrán que poner de acuerdo las administraciones porque el Consorcio con el presupuesto actual no podría acometer de ninguna manera una actuación de esa importancia. Lo que está muy claro es que para 2018 vamos a tener menos capacidad de afrontar actuaciones. Por ejemplo, el presupuesto para obras en 2017 es de ochocientos mil euros, si tenemos en cuenta que, por ejemplo, la obra del Matadero Viejo tiene un coste de cuatrocientos mil pues está claro que de ese tipo podremos hacer sólo dos obras al año, no más.

¿Y usted cree que hay posibilidad de que las administraciones aumenten su aportación al Consorcio ahora que los presupuestos de las administraciones empiezan de nuevo a ser expansivos?

Pues la verdad es que ahora lo veo difícil, sinceramente, con que lo mantengan me conformo, porque no es casual que a lo largo de estos años se haya ido disminuyendo esa aportación.

 

Galería

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.
comments powered by Disqus